Ya con unos pasados desde la revolución de los smartphones, la mayoría ya acumulamos por lo menos un viejo teléfono al que no le damos uso. Pero si tiene un smartphone Android usable al que quieres darle un uso, esta guía te servirá.

Desde MakeTechEasier nos enseñan cómo crear tus propios altavoces WiFi utilizando un viejo smartphone Android, permitiendo manejarlos y transmitir música a distancia.

El primer paso es instalar la aplicación BubbleUPnP en ambos dispositivos. Es una app gratuita. Con ambos dispositivos me refiere al viejo smartphone y al actual, que servirá para controlar lo reproducido en los altavoces.

En el smartphone que estará conectado a los altavoces configuramos la aplicación para permitir el acceso remoto y le damos un nombre para que sea más fácil identificar el dispositivo en la red. Luego, la conectamos con servicios en la nube que permiten la reproducción desde este software (como Google Music, SkyDrive y Dropbox) o vía Wi-Fi con nuestro computador para acceder a la librería almacenada ahí.

cableauxiliar

En nuestro actual smartphone Android instalamos la aplicación, saltemos la configuración y nos dirigimos directamente a la sección “Dispositivos” donde podremos encontrar el antiguo smartphone que agregamos antes, como también las fuentes de streaming disponibles desde el teléfono, sean servicios de almacenamiento en la nube o lo que guardamos en nuestro computador. Desde aquí podremos controlar remotamente la reproducción del otro dispositivo. Recuerda siempre utilizar la misma red WiFi para conectar todos los gadgets.

El último paso necesario es conectar el viejo smartphone con los altavoces. Esto se hace con un cable auxiliar de audio que se conecta en el puerto donde solemos conectar los auriculares al teléfono.

Como resultado obtendremos unos altavoces que podemos controlar a distancia, sin gastar dinero y reciclando nuestro antiguo dispositivo Android. La red se puede expandir para agregar unos altavoces para cada habitación del hogar, y controlarlas todas desde el mismo lugar.