Después de que se anunciara la compra de Nokia por parte de Microsoft faltaban algunos pasos para que efectivamente sí pudiera llevarse a cabo esta transacción. Actualmente todavía las dos compañías siguen trabajando «separadas» y es la razón por la cual Nokia realizó el Nokia World 2013 hace unos meses donde lanzó varios terminales, demostrando que todavía está vigente y que puede hacer propuestas bastante interesantes para el mercado, si bien el próximo año pasará a ser parte de Microsoft oficialmente. La semana pasada, por ejemplo, lanzó el Nokia Lumia 525, el sucesor del exitoso Nokia Lumia 520, responsable del crecimiento de Windows Phone en todo el mundo.

Las leyes antimonopolio obligan a las compañías a ser avaladas por los entes reguladores para aprobar compras como la de NokiaLas leyes antimonopolio de la Unión Europea, que regulan la competencia y abusos de posición dominante, exigen que la Comisión Europea avale este tipo de acuerdos como la compra de Nokia, con el fin de asegurar que no se van a generar una posición dominante y de competencia desleal frente a otras compañías del sector con este acuerdo. La Comisión Europea, por lo tanto, le ha dado vía libre al acuerdo de compra de Nokia y ha afirmado que: «la superposición entre las actividades de ambas compañías es mínima y ya que varios de sus competidores son fuertes, en especial Samsung y Apple, éstos podrán seguir compitiendo con la nueva Microsoft después de la fusión», según información de la Comisión Europea. En días anteriores el Departamento de Justicia de los Estados Unidos había dado su aprobación a la compra de Nokia y tan sólo faltaba esta aprobación para dar vía libre a la adquisición que se perfeccionará durante el primer trimestre del 2014.

Así las cosas, como decíamos antes, Nokia sigue lanzando sus últimos productos antes de pasar a las filas de Microsoft de manera oficial. Muy seguramente a partir de ese momento los teléfonos dejarán de llamarse Nokia y se mantendrá la línea Lumia. De lo que no hay certeza todavía es qué sucederá con la gama Asha, la cual no cuenta con el sistema operativo Windows Phone pero sí representa un mercado muy importante para Nokia, en especial en los países emergentes.