Raspberry Pi es uno de esos dispositivos que han marcado un antes y un después. No fue el primero en su tipo, ni será el último, pero sí ha sido el que mejor hizo las cosas en el momento correcto. Y es que el éxito es indiscutible para este pequeñín que ya superó con tranquilidad las 2 millones de unidades puestas en circulación, y que da vida a cientos de proyectos con bajo presupuesto.

Es así como de a poco hemos visto que muchos fabricantes de Hardware de la talla de VIA y Texas Instruments tratan de igualarse en términos a Raspberry, a los que se han sumado muchas otras firmas nuevas que tratan de emular el éxito conseguido por el Pi.

Estas son algunas de las alternativas al Raspberry Pi que podemos encontrar actualmente.

VIA APC

Como con la mayoría de competidores de Raspberry Pi, mejorar el Hardware sin excederse demasiado en el presupuesto ha sido lo que ha marcado el paso a la hora de VIA desarrollar su propia placa. Es así como ha nacido esta tarjeta con un procesador WonderMedia WM8750 ARM11 mononúcleo a 800Mhz, 512 MB de RAM, y 2GB de almacenamiento flash directamente integrado en la placa, además de poder permitirse instalar tarjetas de memoria extra.

Así mismo VIA ha armado su alternativa a Raspberry Pi con bastante más opciones de conectividad, entre las que se incluyen un puerto USB extra para totalizar dos, puerto VGA y conectores de 3.5 mm para entrada y salida de audio, mismos que siempre se han echado en falta dentro del Pi. Lamentablemente, a la hora de mejorar las cosas se les ha pasado incluir un controlador para el WiFi de serie en la placa.

BeagleBone Black

BeagleBoard, una alianza encargada de crear placas de desarrollo de código abierto cuyo principal contribuyente es Texas Instruments, podría considerarse más un precursor de Raspberry Pi que un competidor. Y es que ya había placas BeagleBoard desde bastante antes que el Pi llegara al mercado. Sin embargo, fueron los precios rompedores de Raspberry Pi los que obligaron a Texas Instruments a desarrollar algo más potente y asequible.

BeagleBone Black lo tiene todo para dejar en el terreno a Raspberry Pi. El SoC tiene como corazón un procesador AM335x Cortex-A8 a 1 GHz firmado por la propia TI. El resto del conjunto es completado por 512 MB de RAM, 2GB de almacenamiento flash, puertos SD, HDMI, y el atractivo precio de 45$ que lo deja lo suficientemente cerca de su rival como para poder igualarlo en ventas alguno de estos días.

ODROID-U3

ODROID se dedica a crear Hardware para desarrolladores, y la mayoría de sus productos son placas al estilo Raspberry Pi, como el caso del modelo U3. Este pequeñín que se comercializa como la placa económica de la empresa por 65$ posee un chip Exynos4412 Prime de Samsung, con cuatro núcleos a 1.7GHz, a los que se suman 2 GB de RAM LPDDR2.

Aunque de entrada la apuesta de ODROID nos puede parecer sustancialmente más atractiva que el Raspberry Pi por tener cuatro veces su potencia con menos del doble del precio, la realidad es que está bastante limitado como plataforma de desarrollo, nicho en que el Pi ha tenido mayor éxito. Y es que el U3 cuenta con un recortado puerto de entrada/salida, lo que lo deja muy mal parado ante Raspberry.

ODROID-XU+E

El ODROID-XU+E es el modelo pensado para aquellos que están dispuestos a gastar un poco más de dinero por potencia bruta. Este modelo salva con creces la deficiencia de interfaces de entrada/salida de su hermano pequeño, y además muestra musculo con 8 núcleos basados en la tecnología big.LITTLE de ARM, que son asistidos por 2 GB de memoria LPDDR3 RAM.

Lamentablemente, dado su elevado precio, sentimos que se les han quedado algunas cosas por hacer, como colocar una unidad de almacenamiento flash, y no solo dejar el puerto para que el usuario lo haga. Así mismo, se echa de menos la conexión Wi-Fi.

Otros

Hace algunos meses en Think Big hicieron un repaso a algunas otras alternativas al Raspberry Pi, entre las que estaban Carambola, una placa de desarrollo muy básica orientada al Internet de las cosas, pensada para funcionar de un modo muy similar al que hace Arduino, pero con algo más de autonomía. También nos hablaron de Cubieboard, que por 49$ es una de las alternativas más populares a Raspberry Pi, puesto que tiene prestaciones muy similares a las encontradas en el BeagleBone Black.

a13

HackBerry A10 es el competidor descarado que se presenta a sí mismo con un CPU ARM Cortex A8 con frecuencia de reloj de 1,2 GHz y 521 MB o 1 GB de RAM según la configuración elegida por el comprador, lo que armonizará con Android 4.0, la que probablemente no será la plataforma más hackeable (no haciendo honor al nombre), además de estar un poco limitado en la entrada y salida.

Por último, está también el A13-OLinuXino que con su procesador a 1 GHz y 512 MB de RAM se pone a la altura del resto de competidores. La diferencia está en que se acompaña de un buen numero de puertos estándar a los que se suman los medios de entrada/salida para desarrollo que en conjunto con su naturaleza linuxera lo convierten en una de las mejores alternativas para los que estén en la búsqueda de la herramienta de desarrollo ideal.