Un mes después de su llegada, en Android Developers Blog se han publicado las cifras de adopción de Android 4.4 KitKat, que se quedan en un 1,1 %. La versión anterior, Android 4.3, alcanza el 4,2 % de cuota. Cifras lejanas de lo deseable, sobre todo teniendo en cuenta que Gingerbread sigue presente en 1 de cada 4 dispositivos Android, pues ostenta una cuota del 24,1 %. Del resto de versiones de Android, Jelly Bean 4.1 es la más extendida con un 37,4 %, lo cual debería parecer motivo de orgullo y satisfacción para los fans de la plataforma, pero en realidad no lo es tanto: hablamos de una versión con año y medio de antigüedad. La que le sigue, Gingerbread, tiene tres años.

Pocos gráficos son tan aclaratoriosEn el otro extremo, iOS. Tras el primer mes en el que iOS 7 estuvo disponible para actualizar, alcanzó una cuota del 71 %. La comparación es demoledora: de cada 1000 Android un mes después de Android 4.4 KitKat, 11 lo tenían instalado. Y de cada 1000 iPhone un mes después de iOS 7, 710 lo tenían instalado, según los datos de Fortune. iOS 6 acapara prácticamente el resto, mientras que las versiones previas (de hace dos años o más) son residuales y prácticamente inexistentes. La gráfica comparativa hace que estas cifras que pueden llamar la atención sobre el papel sean escandalosas en cuanto se muestran de forma visual:

Adopción de iOS 7 - Android 4.4 Kitkat - Adopción de iOS 7 - Android 4.4 Kitkat - Adopción de iOS 7 - Android 4.4 Kitkat - Adopción de iOS 7 - Android 4.4 Kitkat

Hace tiempo que se viene escuchando que las actualizaciones de Android son un problema que se va a solventar, que se idearán soluciones creativas y que los dispositivos serán actualizados con mucha mayor brevedad. No ha sido así. De hecho, en algún punto incluso se ha empeorado. Por ejemplo, con el retraso de Android 4.4 KitKat para el Nexus 4, que tratándose de un Nexus reciente iba a recibir de forma inmediata la actualización. El formato de iOS es imposible de implementar en Android, pero se debería alcanzar una fórmula que haga viables las actualizaciones al menos para los Nexus que ni siquiera ya son el estandarte de éstas. Incluido el Galaxy Nexus que se ha quedado sin Android 4.4 KitKat. ¿Se resolverá algún día el problema?