Si algo se les da terriblemente mal a los fabricantes de routers es crear sistemas fiables de actualización que permitan cambiar el firmware de sus aparatejos sin terminar en un colosal brickeo. Seguramente los que tienen alguna experiencia en el mundo de la informática sabrán de mas de un caso en el que estos maravillosos aparatos terminan quedando como bonitos pisapapeles porque algo salio mal durante la actualización, ya sea error humano, que se fue la luz mientras intentabas cargar el nuevo firmware, o que simplemente el fabricante ha hecho las cosas mal.

De cualquier modo, con el pasar de los años se nos han presentado mas y mas maneras de poder solucionar estos problemas, siendo el mas común llevarlo a alguien que cuenta con las herramientas necesarias para flashear de nuevo el firmware utilizando un cabezal JTAG. Desde hace algún tiempo esto se puede hacer de manera mas o menos casera valiéndose del mágico y todopoderoso Arduino, pero ahora ya hay quienes se las han apañado para hacer lo propio con el micro ordenador de 35$. Con el tiempo Raspberry Pi podría salvar del brickeo cualquier cosa El procedimiento no tendrá nada de complicado para aquellos que tengan el valor de sentarse en una mesa con sus gadgets, algunos destornilladores, cables y una maquina de soldar. En resumidas cuentas, usaremos la interfaz especial de entrada y salida de datos del Pi, GPIO, para conectar al puerto JTAG con el que vienen no solo routers, sino la mayoría de componentes informáticos con capacidad para que les sea cargado software.

Por ahora el procedimiento, descrito por el entusiasta al que se le ha ocurrido tan brillante idea, y también primero en llevarlo a cabo, está solamente disponible para el mítico WRT54GL de Linksis, sin embargo tenemos fe en que será cuestión de tiempo para ver este tipo de aplicaciones para mas aparatos, y quién sabe, quizás llegue a ser un método funcional de flashear smartphones y tablets en un futuro no tan lejano.