Hace dos días se cumplían 12 años desde que Apple comenzase a comercializar el primer modelo de iPod. Fue precisamente un día 10 de Noviembre en el que Apple ponía a la venta el que iba a ser el dispositivo que, por un lado sirvió como máquina de hacer dinero para volver a la llevar a la compañía a la posición de la que nunca se debería haber ido, y por otra, el que reedificó el modelo musical y, si me lo permiten, la industria.

De la semilla del futuro a la leyenda

Conectando los puntos hacia atrás, como dijo el mismo Steve Jobs en la ceremonia de graduación de la universidad de Stanford, uno se da cuenta de cómo el producto que hizo a Apple resurgir de las cenizas como el Ave Fenix, antes de la llegada de los iDevices, ha ido cayendo poco a poco en el olvido para acabar convertido en un producto casi de nicho.

¿La explicación racional? El cambio en la hábitos de la consumidores, agravado por el boom de los Smartphones y teléfonos inteligentes ha ido desplazando poco a poco al conjunto de dispositivos que se utilizaban en el día a día, y sin duda, ha sido el iPod el mayor perjudicado. Desde ese diez de noviembre, hasta hace escasos años, el iPod ha sido utilizado y venerado por personas de todas las edades y países, y se ha ganado, a día de hoy, el mismo honor de ser un producto de referencia como en su día lo fueron el Walkman o el Discman de Sony pero llevado más allá.

Dar paso a lo nuevo

La crónica de la muerte anunciada de los iPods puede resumirse en la evolución lógica de la tecnología y de los hábitos de consumo. Los usuarios y consumidores han preferido, conforme la tecnología lo permitía, a reducir el número de dispositivos para realizar diferentes tareas a uno solo. Pero, ¿realmente ha sido así? Donde antes era el iPod el dispositivo secundario para escuchar música, su lugar lo ocupan ahora las tablets, aumentado el número de tareas que se pueden hacer y convirtiéndose en ese dispositivo secundario.

ipod-classic-line1

Apple siguen vendiendo iPods, y durante un tiempo, seguirá vendiéndolos y se seguirán utilizando. Las actualizaciones son cada vez menores, en parte, y en opinion del que suscribe estas líneas, porque han alcanzado su good enough. Pero a largo plazo es algo seguro, como la vida misma, que desaparecerán, y su desaparición no habrá quedado en nada, porque el iPod ha ayudado a construir un futuro en el que no estarán presentes.

Por ello, la respuesta la pregunta que titula este post está algo más clara: a pesar de que se siguen vendiendo, con el tiempo desaparecerán, pero siempre estarán dentro de nuestros iPhones, y smartphones. Porque el iPod ha sido el germen de lo que llevamos hoy en el bolsillo, como lo será, dentro de algún tiempo, el iPhone con lo que nos aguarde dentro de otros 12 años.

Ese será el momento de volver a conectar los puntos hacia atrás, y ver, de nuevo, que el iPod sigue presente aunque no lo reconozcamos, y que siempre ha estado ahí como puente entre nosotros y lo que llevamos en el bolsillo.