Distribuciones amigables para usar como tu primer Linux

Una de las razones más grandes por las cuales muchos usuarios temen dar el salto a Linux es por la comodidad de la costumbre. La mayoría de las personas están acostumbradas a Windows y su interfaz, y se niegan por completo a probar algo nuevo, solo por miedo a lo desconocido y a traer “complicaciones innecesarias” a sus vidas.

Pero este tipo de excusas poco a poco pasan a ser cada vez menos validas. Acostumbrarse a una nueva interfaz y a un nuevo modo de usar un instrumento es una labor usualmente sencilla, que solo requiere práctica. Y, aunque los usuarios siguen ofreciendo resistencia al principio, luego terminan olvidando de que se quejaban en un principio. Miremos el caso de Facebook, un sitio usado por billones de personas; que agrega, quita, y cambia funciones y de interfaz, casi tan frecuentemente como cambiamos los humanos aseados de ropa interior. Y, cada vez que la red social introduce un cambio, los usuarios se quejan. Se quejan por 4 o 5 días, y luego se acostumbran.

El mismo Windows 8, que ha sido un giro enorme a lo que el sistema de Microsoft nos tenía acostumbrados. En un principio recibió más criticas y abucheos que las últimas películas de M. Night Shyamalan. Y sin embargo, la mayoría de esas criticas venían de bloggers y usuarios avanzados que encontraban mil y un fallas en esos cambios, por creerlos demasiado extremos para que el usuario promedio se adaptara a ellos. Y la realidad es que la gente que actualizó, está más que feliz y acostumbrada al sistema. Además, sigue llamándose Windows, y la marca les proporciona seguridad.

Cada vez hay más y más distribuciones de Linux amigables. Si quieres probar Linux por primera vez, tal vez quieras empezar por lo más sencillo. Las siguientes distros ofrecen la experiencia completa, son amigables con el usuario promedio, tienen una interfaz cuidada y bastante intuitiva, y son sumamente fáciles de instalar.

Ubuntu

Ubuntu ha sido por años el punto de referencia para iniciarse en el mundo de Linux. Ubuntu fue mi primera distribución, por allá en la versión 7.04. Y de seguro, la de miles de usuarios. Es tanto así, que muchas personas creen que todo Linux es Ubuntu y los usan como sinónimos. Hecho que hace hervir la sangre de muchos miembros de la comunidad bastante radicales, que no saben relajarse y seguir caminando.

Ubuntu es sumamente fácil de instalar, y de usar. Cuenta con una enorme (si acaso no la más grande dentro de GNU/Linux) comunidad de soporte. Desde askubuntu, hasta montones de wikis, foros y blogs que se dedican a resolver problemas y ayudar a los usuarios.

El Centro de Software de Ubuntu ofrece miles de aplicaciones de todo tipo, disponibles al alcance de un clic. Tiene una interfaz intuitiva y bastante bonita. Desde hace un tiempo usa Unity como entorno de escritorio, y aunque a muchos no nos guste, no deja de tener sus cosas buenas.

Aunque hace bastante tiempo que no uso Ubuntu, más que para probar novedades por curiosidad. Sigo recomendandolo ciegamente para el usuario novel que quiere tener un primer contacto con Linux. Puedes tomar el tour desde tu navegador y decidir tu mismo si Ubuntu es para ti.

Linux Mint

Linux Mint es un derivado de Ubuntu, que se ha hecho muy popular con los años, aunque ofrece una experiencia bastante diferente a Ubuntu, sigue contando con todo el soporte y aplicaciones de este, al usarlo cómo base.

La versión más popular de Mint actualmente, es la que usa como entorno de escritorio el buen Cinnamon. Un fork de Gnome Shell, que se parece bastante a cómo funciona Windows. Con un botón de inicio que agrupa todas las aplicaciones por categorías, una barra inferior donde se muestran las ventanas abiertas, y los clásicos botones de maximizar, minimizar y cerrar en las ventanas.

Linux Mint, nunca ha sido de mis favoritos, pero debo admitir que está muy bien pensado, y, que para el usuario promedio que viene de Windows el impacto del cambio si minimiza bastante. Es por tanto una de las mejores alternativas para iniciarse en Linux.

elementary OS

elementary OS comparada con las dos anteriores, es bastante nueva. De hecho su primera versión verdaderamente estable, fue lanzada hace apenas un par de meses: elementary OS Luna. Aunque es el segundo intento de esta distribución basada en Ubuntu, su primera aparición: elementary OS Jupiter, estaba muy lejos de ser una alternativa aceptable para usar permanentemente como sistema operativo.

Aunque cuenta con un equipo de desarrollo pequeñísimo, ha sido acusada incansablemente de ser una “copia de OS X”, y ha recibido quejas y más quejas por basarse en una versión “vieja” de Ubuntu; es en mi opinión la mejor alternativa de las que menciono hoy.

La experiencia de uso de elementary OS es simplemente genial. Si, se parece a OS X, se parece mucho. Pero no es “una copia”. Claramente está inspirado en muchos aspectos por el sistema de Apple, así como también por otras distribuciones, pero sigue siendo Linux y poco a poco va creando su propia identidad. El hecho de que esté basada en Ubuntu 12.04, la hace bastante estable, y le dan la seguridad de una versión de soporte largo.

Su interfaz es la más cuidada y visualmente agradable de cualquier distribución de Linux jamás creada, cualquiera con buen gusto lo puede ver. Es sumamente rápida y fluida, y si vienes de OS X te vas a sentir cómo en casa.

elementary OS es una de las mejores propuestas que han llegado a Linux desde que estoy en el asiento de espectador, y es la distribución que uso actualmente cómo mi sistema operativo principal. Si te vas a iniciar en Linux, no veo mejor manera de hacerlo.

Alternativas sobran

Por supuesto, hay muchas más opciones disponibles, las distribuciones de Linux parecen reproducirse cómo conejos. Pero si es tu primera vez, ofrecerte 20 opciones solo va a abrumarte. Cualquiera de estás 3 son un excelente punto de partida, si no te convencen siempre puedes buscar el menú más grande.

Usar Linux en esta época es normal, y la mayoría de los usuarios ni se han dado cuenta. Android es un claro ejemplo de esto. En el mundo posterior a la llegada de los smartphones y las tablets, cambiar de interfaces de usuario entre cada dispositivo nuevo que compramos, es la norma. Y en parte por esto, el usuario cada vez ofrece menos resistencia a los cambios.

Si bien la experiencia en el escritorio de Linux no es perfecta, y puede que tengas la mala suerte de tener un equipo con hardware no del todo soportado (que pasa más de lo que quisiéramos cuando un fabricante simplemente no proporciona un driver) tal vez termines pasando un mal rato si tu bluetooth, tarjeta de vídeo, o de WiFi, no funcionan. Entonces decidas que Linux no sirve para nada y es lo peor que le ha pasado a el mundo. Si no tienes esta mala suerte, es probable que descubras que todo es mucho mejor de lo que esperabas y te enamores.

OCULTAR PUBLICIDAD

Recomendados