La prohibición del uso de smartphones en aviones, durante el transcurso del vuelo, era uno de los puntos más frustrantes en nuestro itinerario de viaje, por fortuna eso prácticamente está destinado ya a pertenecer al pasado, al menos para el territorio del viejo continente, ya que la Comisión Europea ha aprobado el uso de dispositivos 3G y 4G durante los vuelos realizados en los países pertenecientes a su congregación. Siguiendo la tendencia, que, afortunadamente, ha venido surgiendo a raíz del decreto de la Administración Federal de Aviación estadounidense, FAA por sus siglas en inglés, ahora la Comisión ha autorizado a todas las aerolíneas de la Unión Europea que permitan a sus pasajeros abordo el uso de dispositivos 3G y 4G, sobrevolando a una altitud de 3 mil metros.

Enhorabuena la Comisión Europea aprueba uso de smartphones en aviones 2

La última palabra la tienen las aerolíneas. Hasta antes de este cambio, únicamente era permitido utilizar dispositivos 2G durante los vuelos, lo cual resultaba terriblemente funcional para envío de paquetes de datos muy pesados, ya fuera por asuntos de negocios o entretenimiento. Ahora, gracias a este cambio, los pasajeros tendrán la posibilidad de usar sus smartphones y tablets durante el vuelo, para hacerlo más llevadero. Sin embargo, cabe señalar que esto no significa un cambio inmediato a partir de hoy mismo, ya que el decreto de la Comisión Europea autoriza a las aerolíneas que permitan el uso de estos dispositivos, pero son ellas quienes tomarán la determinación de admitir su utilización o no. Mientras que la European Aviation Safety Authority (EASA) todavía está por determinar su postura en cuanto a permitir el uso de estos aparatos durante el despegue y aterrizaje. Sin embargo se trata de una gran noticia, la autorización del uso de dispositivos 3G y 4G durante los vuelos, a más de 3 mil metros de altura, ofrece una anhelada gama de oportunidades de productividad o esparcimiento durante nuestros vuelos, desde la ejecución de conferencias electrónicas hasta la revisión de nuestras redes sociales.