Parece que fuera ayer cuando Google anunció que estaba trabajando en un sistema operativo basado en Linux que planeaba llevar el escritorio al siguiente nivel. Sin embargo, ya han pasado mas de cuatro años desde que Chrome OS nos fue presentado, y claro, muchas cosas han pasado desde entonces.

Recuerdo que como usuario buen usuario de Linux al que siempre ha frustrado la capacidad del proyecto para despegar y popularizarse entre las masas, vi en el nuevo proyecto de los entonces dirigidos por Eric Schmidt, la oportunidad perfecta para un Linux que llegara a las masas de usuarios inexpertos. Con el tiempo, y al ir detallando lo que nos preparaban en Mountain View, el entusiasmo fue mermando al comprender que era, aunque un planteamiento brillante, algo para lo que aun no estaba listo el usuario promedio.

Aunque una y otra vez no nos hemos cansado de decir que el mundo sigue sin estar preparado para los ordenadores basados en Chrome OS, que la gente sigue muy profundamente atada a las aplicaciones de escritorio y que el Cloud Computing es un futuro para el que las conexiones de buena parte del mundo aun no bastan, en Google siguen creyendo ciegamente en que pueden abrirse un hueco en el mercado, y no se rendirán.

¿Hay vida en Chrome OS?

Antes de empezar a cuestionar o alabar la estrategia que está siguiendo Google, debemos preguntarnos si realmente tiene sentido apostar con tanta fuerza por este sistema operativo. Debemos recordar que la gente de Larry Page ya tiene en su haber el sistema operativo mas grande para dispositivos móviles, con una cuota de mercado abrumadora y que aun tocando el cielo no parece tener animo de dejar de crecer. Entonces para qué invertir tantos recursos en un sistema operativo por el que nadie quiere dar nada.

Chrome-para-iOS

La respuesta a la pregunta del párrafo anterior es que Google aun tiene bastante claro que Windows seguirá manteniéndose como plataforma hegemónica en los ordenadores tradicionales. Esto le da mas control a la gente de Redmond de lo que a la gran G le gustaría, y por tal, intentan descentralizar el mercado con un ecosistema propio.

En cuanto a la pregunta que nos hemos planteado originalmente: sí, hay vida en Chrome OS. La idea de Google de crear un sistema operativo basado en el navegador y aplicaciones webs podría no gustarnos a los que disfrutamos de ir un poco mas allá, y particularmente creamos contenidos, medios o Software. Pero de cara al consumidor de contenidos, que nunca ha editado un vídeo o escrito una linea de Software, Chrome OS es quizás el sistema operativo ideal.

De cualquier modo, tal como ya he mencionado antes, aun existe la sensación de que no estamos listo para dar tan fundamental paso. No hay suficientes aplicaciones, los servicios de conexión a la nube aun no terminan de madurar todo lo necesario, y Microsoft Office aun está demasiado arraigado a la conciencia colectiva como para permitirnos la oportunidad de usar una herramienta de ofimática distinta.

El panorama comienza a mejorar

Pese a todos los contras descritos, la perseverancia de Google parece estar dando frutos. A mediados de año nos enterábamos de los Chromebooks son los ordenadores que mas crecimiento están teniendo, con una cuota del mercado de hasta el 25% de los ordenadores por debajo de los 300$, metas que muchos especulan han sido principalmente alcanzadas gracias a contratos con instituciones educativas.

HP-chromebook

Estos no son simples números vacíos, o victorias aisladas. En un momento en el que los fabricantes de ordenadores comienzan a sentir la tensión de una era post-PC que se les cierne encima, la emergencia de un sistema operativo de escritorio fresco que encuentre crecimiento cuando los números de Windows van a la baja, ha generado una hola de entusiasmo en torno al pequeñín de Google. Los fabricantes comienzan a sentir la tensión de la era post-PC Es así como durante las ultimas semanas hemos visto que Asus, Acer y Samsung refuerzan su estrategia con Chrome, mientras fabricantes que hasta ahora se habían mantenido al margen, como es el caso de HP, están nutriendo su catalogo de alternativas Chrome OS, equipos que se perfilan como los nuevos pesos fuertes de la plataforma.

Todo parece indicar, que aun cuando se trata de un tema mucho menos explotado, Google está emulando la situación de Windows Phone con sus Chromebooks, y sin demasiada prisa, pero a paso firme comienzan a ser motivo de miedo para Microsoft.

ChromeBook Pixel

Google hace todo lo necesario para abrirle un espacio considerable a sus Chromebooks. Y en general, las cosas van saliendo bien. Los resultados en contra de toda expectativa los apoyan. Sin embargo, hay mas de una cosa dentro de la estrategia de la empresa que tienen poco sentido, como el Chromebook Pixel, un ordenador muy desmarcado del perfil cotidiano que debe tener un Chromebook.

Chrome OS es una plataforma que tiene todo lo necesario para hacerse popular, pero estas primeras victorias son solamente el preludio del inicio de la cruzada. Aun le quedan muchas pruebas por superar, y un servidor cree ciegamente que la mas importante es crear un cliente de ofimática off line que esté a la altura de Microsoft Office. El resto, solo es cuestión de tiempo.