El lanzamiento de Apple Maps con iOS 6 en septiembre de 2012 fue, por decirlo con términos amables, el más catastrófico que la compañía había sufrido en años. Tim Cook pidió perdón, la cabeza de Scott Forstall rodó escaleras abajo y posiblemente, como consecuencia indirecta, Jony Ive ascendió a responsable de diseño de interfaz de iOS con todas las implicaciones que ello ha tenido en la última actualización de iOS.

Tras la salida de Google Maps para iPhone varios meses más tarde, en diciembre de 2012, Apple Maps quedó para muchos relegada a un plano secundario, a esa carpeta polvorienta de «Apple Crap» donde comparte hueco con la aplicación de Bolsa y la Brújula. Un año después sin embargo y con un pulido general de la aplicación absolutamente indiscutible la jugada, al menos cuando miramos el panorama global, parece que no le ha salido tan mal a Apple.

Según datos de Comscore para Estados Unidos, 35 millones de usuarios de iPhone utilizaban Apple Maps frente a los sólo 6 millones que se quedan con los mapas de Google, incluyendo ahí además 2 millones que no pueden ejecutar Apple Maps por contar con dispositivos antiguos que no pueden correr iOS 6. Los datos probablemente no difieran mucho a nivel global.

Dichos los números, hay que tener en cuenta algunas consideraciones importantes:

  • Google Maps sigue siendo mejor: Aunque le pese a Apple y aunque sea por el hecho de que le saca años de ventaja en desarrollo y perfeccionamiento. Los errores, aunque más ocasionales, continúan existiendo en Apple Maps y funciones como las rutas en transporte público suponen dolorosas ausencias.

  • Presintalado vs aplicaciones de terceros: El informe de Comscore tiene en cuenta incluso a esos usuarios que teniendo Google Maps en el sistema prefieren utilizar los Mapas de Apple pero si lo analizamos desde una perspectiva global está claro que el hecho de que los mapas de Apple vengan preinstalados con el sistema tiene un peso decisivo. Más allá de esto, salvo casos como Google Chrome que permite abrir por defecto las direcciones en Google Maps, el resto de aplicaciones de terceros utiliza Apple Maps para dar indicaciones o mostrar la ubicación suponiendo un plus de procentaje de uso añadido que Google Maps no puede ni alcanzar.

  • La importancia de los números es relativa: Aunque está claro que son muchos los millones de usuarios que Google ha perdido (y además en el terreno más doloroso, el de la movilidad) probablemente fuese algo con lo que contaban de base cuando Apple les comunicó previo al lanzamiento de iOS 6 que estaban trabajando en su propia solución de Mapas. Google Maps para iOS tiene mucho más valor como parte de un ecosistema (de la misma forma que lo tendría Gmail contra la aplicación nativa de Mail por ejemplo) que como cualquier otra cosa.

Lo interesante aquí es el valor que tiene Apple Maps como opción por defecto para el gran volumen de usuarios de iOS. Google Maps, pese a su calidad y a ser un producto superior, se queda y se quedará relegada siempre a un segundo plano. Lo mismo ocurre con otras funcionalidades del sistema como iTunes Radio vs Pandora o Lista de Lectura frente a Pocket o Instapaper.