En México el vídeo móvil es lo de hoy. Para tres de cada cinco habitantes de esta nación, mirar televisión, con sus horarios fijos, a través de una pantalla convencional, es algo que ya no se alinea más con su estilo de vida actual, ya que representa una serie de limitaciones y condicionantes que no le permiten el libre acceso a los contenidos que desean, siendo este uno de los motivos principales por los que el consumo de medios tradicionales en el país se ha visto afectado, desplazando sus preferencias hacia el consumo de contenido audiovisual a través de dispositivos móviles. Así lo revela el más reciente estudio del ConsumerLab de Ericsson, quienes señalan un sustancial incremento de un 92% en el uso de estos smartphones y tablets para consumir Television y video, pasando de las 2 horas en promedio a las 3.9.

La TV estática

El video móvil arrasa en México mientras la televisión se rezaga 3

Los consumidores buscan ahora los contenidos que les interesan. Los medios digitales y los dispositivos móviles permiten un papel más libre y activo de sus usuarios, quienes ahora se muestran menos dispuestos al consumo tradicional de medios, tomando un papel más dinámico en la búsqueda y apropiación de aquellos contenidos que más les interesan. El estudio del ConsumerLab de Ericsson, diseñado con el objetivo de delinear los rasgos generales del comportamiento global de los usuarios nacionales, en relación con sus hábitos para consumir televisión y video, demostró, según reporta Media Telecom, que el 58% de los mexicanos encuestados en el estudio cree ahora que la forma tradicional de ver televisión, con contenidos y horarios determinados por las propias emisoras, ya no es una dinámica que se encuentre alineada con su estilo de vida actual, por lo que ahora prefieren buscar estos programas y contenidos en dispositivos móviles de acuerdo a sus espacios de tiempo libre.

Quince mil mexicanos participaron en esta investigación, todos ellos a través de una metodología de entrevista y encuesta en línea, lo que ha delimitado el rango de la muestra, conformada inevitablemente por usuarios que tienen acceso a internet de banda ancha, que miran TV al menos una vez por semana, con un manejo constante y especializado de dispositivos como smartphones y tablets. Por lo cuál resultaría muy aventurado afirmar que esta cambio se está viviendo de manera masiva a nivel nacional en todos los estratos, sin embargo, se trata de una variación sustancial y apreciable para el sector estudiado.

De la población total del estudio, más del 93% señaló ver ocasionalmente televisión tradicional (por señal abierta o cable) en casa, mientras que el 13% consume parte de los contenidos ahí y otra mediante dispositivos móviles. Analizando este escenario y los resultados del estudio, es posible enlistar cinco factores que han influido fuertemente en la preferencia del vídeo móvil sobre la TV en México.

5 motivos de este cambio

El vídeo móvil arrasa en México mientras la televisión se rezaga

  • Los horarios inflexibles: Ya señalado como la circunstancia principal, y detonante de este fenómeno. La programación fija de la televisión convencional, aunado a la necesidad de estar frente a un televisor para poder consumir los contenidos deseados, es una condicionante que no se adapta a los tiempos modernos, donde con un smartphone, una tablet y conexión a internet se puede tener acceso a distintos medios digitales, que ofrecen los mismos contenidos sin importar la hora ni el lugar donde estemos. Incluso en algunos casos administrados por las propias emisoras, tal es el caso del canal de YouTube de Noticieros Televisa.
  • La segunda pantalla: Una de las primeras oportunidades que representa la adquisición de un smartphone o tablet es que puede ser utilizado como un pequeño centro de entretenimiento privado para el hogar. En las familias con distintos integrantes una situación común era la lucha por el control del televisor, eso ya no es tan recurrente, ya que a través de estos dispositivos es posible consumir los contenidos individuales que se deseen, mientras otro segmento del hogar utiliza la pantalla de la TV.
  • Los contenidos y el discurso mediático: Actualmente México se encuentra en una extraña burbuja mediática, donde la agenda noticiosa e informativa se ve directamente condicionada por los factores políticos, las posturas oficiales de gobierno, la competencia entre grandes cadenas y los procesos de regulación en materia de telecomunicaciones. Lo que ha provocado un discurso mediático sobre una línea general en materia noticiosa, mientras que las producciones en el ramo del entretenimiento se encuentran en un ciclo, donde repiten constantemente las formulas de contenido que ha resultado rentables, o importan producciones extranjeras para regionalizarlas, como sucedió recientemente con Killer Karaoke y su versión local: «Canta y no te rajes». El acceso a vídeo móvil permite mayor libertad de contenidos.
  • La oportunidad de elección, TV vs. Internet: México es una nación donde la televisión abierta es el principal medio consumido por la audiencia, con una serie de canales ofertados por Televisa y TV Azteca, donde algunos contenidos, como series de televisión o eventos deportivos, son transmitidos con una sustancial diferencia de tiempo, en algunos casos hasta de años. En un escenario donde la TV por cable era la mejor alternativa. Hoy, con el surgimiento de canales de streaming o servicios de contenidos en video, es posible encontrar y consumir lo deseado sin la necesidad de esperar a que alguna emisora adquiera los derechos de transmisión.
  • Netflix: Este popular servicio de películas y series de TV mediante streaming comenzó operaciones en México por septiembre de 2011, hoy, a dos años de su lanzamiento, está posicionado en México como la principal alternativa ante la Televisión abierta o por cable, de acuerdo con estudios recientes, en México, uno de cada cuatro internautas posee acceso a Netflix, y es una cifra que va en constante aumento, en una situación donde incluso Reed Hastings, CEO de la compañía, ha declarado públicamente que México es el país que más consume a nivel mundial su servicio, sobrepasando incluso a los Estados Unidos.