Mercado Opinion

República Móvil: aspirante a nueva Pepephone con arma de doble filo

Por 30/10/13 - 18:12

Hoy se ha presentado en Madrid República Móvil, la nueva OMV española. ¿Qué supone su estrategia de “pagar a sus clientes”? ¿Funciona a largo plazo? Se resume en que es un arma de doble filo, y ahora tiene que jugar sus cartas para que les salga de la mejor forma posible: que la recomendación no sea por lo económico.

República Móvil: aspirante a nueva Pepephone con arma de doble filo

Hace unos tres años, cuando la facultad aún era mi segunda casa, empecé a ganar un dinero extra en algo que tocaba directamente lo que me apasionaba: la telefonía móvil. Como buen joven trabajador, de la forma más precaria y en negro posible: hacía de comercial para una operadora. Me llevaba una comisión por cada contrato (con su correspondiente permanencia) que le conseguía a esa operadora. En aquel momento me parecía bien: sinceramente, creía que migrar a dicha operadora era la mejor opción posible. La atención al cliente era buena, y las tarifas ofrecían más que el resto por menos dinero. Por eso no me costaba nada (sino al revés) ofrecer a mis familiares y amigos sus servicios. Lo hubiese hecho sin dinero de por medio. Estaba convencido previamente de que esa era la mejor opción.

República Móvil convierte a sus clientes en captadores voluntarios (y remunerados)Con el paso de los meses, llegó un punto que en que la competencia le superó. En (casi) todo. Tanto en atención al cliente como en campañas y sobre todo en tarifas. A partir de aquel momento, me costó seguir trabajando de aquello. Ya no podía recomendar (y vender) ese producto a mis familiares y amigos. Ya no me parecía la mejor opción. Por suerte, me salió algo mejor en poco tiempo y pude dejar ese empleo en el que tenía que recomendar algo en lo que no creía. A usted, querido lector, le pillará de sorpresa el hecho de que le esté contando esta anécdota personal. Viene a cuento de República Móvil, la nueva operadora móvil virtual española que se ha presentado hoy en Madrid. Y que como ya hemos explicado, focaliza su punto diferenciador en que paga a sus clientes. O lo que es lo mismo, les da, a su manera, el mismo trabajo que tuve yo hace tres años: captar nuevos clientes. Nada mal pensado en el país de la picaresca y del 27 % de paro. Por supuesto, de forma voluntaria. Si lo hacen, se les comisiona con entre 0,5 y 1 euro mensual de bonificación a descontar en su factura.

La idea básica es que el boca a boca, que acaba siendo la mejor publicidad -y la más difícil de conseguir- esté premiada. Que haya un incentivo económico a que se hable bien de República Móvil a amigos y familiares. El problema viene si República Móvil no es la mejor opción y se recomienda por dinero, no por convicción. Entonces se estarán pegando un tiro en el pie. Esta fórmula en el fondo no es nueva, estamos aburridos de ver Planes Amigos y similares. Pero República Móvil lo convierte en el centro de su estrategia. Y es un arma de doble filo.

Esta estrategia sólo tendrá sentido si logra que sus clientes le recomienden aunque no recibieran compensaciónRepública Móvil, por cierto, lo compone un grupo de Jóvenes Emprendedores™ (y no tan tan jóvenes, tos seca) entre los que destaca Carlos Vecino, conocido ex de Vodafone. Y a ese grupo se le ve la ilusión en sus ojos, la de quien deja a un lado su experiencia y su pasado para emocionarse con un nuevo proyecto. Y eso es importante. Es la misma que logra transmitir Pedro Serrahima tras 6 años en Pepephone. Y en el otro extremo, es la que no consigue reflejar el trabajador de MásMóvil cuando tiene que argumentar que hayan contratado a Belén Esteban: Error 404: Respeto al cliente not found. De hecho, el propio Carlos o algún otro miembro del proyecto como Eva García Nieto han sido francos al responder si Pepephone les ha servido de inspiración: Pepephone lo hecho fantástico, increíble, sólo podemos quitarnos el sombrero ante ellos. Claro que han servido de inspiración. Y de hecho, piensan seguir su línea: aumentar minutos o datos de las tarifas al mismo precio, o bajar precios empezando por clientes actuales, así como prohibir permanencias de ningún tipo.

Llegar al mercado de las telecos en España, con unos precios darwinistas, cuya caída libre hace de selección natural entre las menos aptas (no hay sitio para todas, lo siento), es de locos, pero de valientes. Queda esperar de ellos que una vez se pongan en marcha su estrategia no se desenvaine por el filo equivocado. Porque si mi cuñado me vende a República Móvil como la panacea, y luego resulta que no lo es, me enfadaré con mi cuñado, pero olvidaré que existe República Móvil para siempre. Ahí está su reto: demostrar que se les puede recomendar sin dinero de por medio, y que la existencia del mismo es un mero complemento. Conseguir que su atención al cliente no sea “muy buena” como prometen, sino espectacular. En otras palabras, lo que Pepephone ha podido conseguir sin dinero ni regalos, sino de forma natural. Porque unas buenas tarifas sin una buena atención al cliente son como una magdalena sin vaso de leche. Que se lo pregunten a MásMóvil.

Puedes comentar sobre este y otros temas en nuestra comunidad

comentar

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies