Los discos SSD son una de las mejoras más interesantes que se le pueden hacer a un computador ya que con ellos se asegura un aumento de rendimiento considerable gracias a su velocidad, superior a la de un HDD. El problema está en que siguen costosos, por lo que es mejor informarse bien sobre sus aspectos y diferencias antes de tomar una decisión de compra. En esta guía encontrarás todo lo que hay qué tener en cuenta al comprar SSD, unidades de almacenamiento sólido.

Sandisk-SSD-y-HDD

¿Por qué un SSD y no un HDD?

Los SSD (solid state drives o discos de estado sólido) cuentan con varias ventajas sobre los HDD:

  • Supera por el doble o hasta el tripe el rendimiento de acceso a datos de un disco duro tradicional.
  • El tiempo de encendido o apagado del equipo, y la transferencia de información y el inicio de aplicaciones es mucho menor.
  • Son muy silenciosos.
  • Consumen menos energía.
  • Es menos posible que se dañen al no contar con varias partes distintas.
  • Son más pequeños.

¿Qué SSD necesito?

La gama de modelos disponibles en el mercado es amplia. Es importante conocer el uso que se le quiere dar al disco para saber qué tipo de SSD necesitas.

Si tu intención es acelerar el inicio y apagado del sistema operativo y sus aplicaciones principales un SSD híbrido cumplirá perfectamente. Este tipo de disco combina SSD y HDD permitiendo instalar el sistema operativo y algunos programas que podrán beneficiarse de las ventajas de los discos de estado sólido, mientras que el resto se almacena en un disco duro tradicional.

La otra opción es mudarse completamente al SSD, alternativa que se vuelve prescindible si quieres cuidar el dinero gastado excepto que tu trabajo requiera el manejo de archivos de gran tamaño donde las aplicaciones podrán verse fuertemente beneficiadas por la mayor velocidad de acceso a los datos.

¿Qué capacidad necesito?

La elección de la capacidad esta influenciada por muchos factores personales, pero esta guía te puede ayudar a encontrar el modelo que necesitas y no gastar de más:

  • 32-64 GB: tienes planeado combinar el SDD con una HDD. Te interesa un inicio más rápido del sistema operativo y aplicaciones.
  • 128 – 256 GB: tu intención es utilizar sólo el SSD en un computador personal en el que manejas principalmente documentos de oficina.
  • 500 GB: quieres instalar el disco en un ordenador compartido de uso familiar donde ocasionalmente se descargan imágenes y videos.
  • +500 GB: para uso profesional de software de edición multimedia que requiera de una gran capacidad de almacenamiento para los archivos.

comprar ssd

¿Qué velocidad elegir?

Las marcas se pelean por ver cuál tiene la velocidad de escritura y lectura de datos más alta. Lo cierto es que si bien obviamente la referencia es relevante para el usuario final cualquier SSD representará un gran salto si se proviene desde un HDD. Las medidas de velocidad deberían quedar relegadas para profesionales que busquen un rendimiento óptimo. Además, los datos compartidas por las compañías superan en casi todos los casos los valores reales que se pueden alcanzar en el uso cotidiano.

¿Qué es SATA y por qué es importante?

SATA es el nombre del conector entre el disco y la placa madre del computador. Existen tren versiones, que se diferencian por la velocidad de transferencia que se puede alcanzar. Mientra más alto el número de SATA, mayor es la relación de datos por segundo.

Además de ser importante porque indica el límite de velocidad posible también es relevante porque la placa madre solo es compatible con una de las versiones. Es necesario saber que versión soporta tu computador antes de efectuar una compra.

En Windows se puede acceder a esa información desde el Administrador de dispositivos del Panel de control o instalando utilidades que permitan ver detalles del hardware, como Speccy.

¿Cuánto cuestan?

El precio por GB en esta clase de almacenamiento está en promedio entre 0,8 y 1,1 dólares, dependiendo de la capacidad. Los precios varias según marca y características pero rondan los siguientes valores:

  • 32 GB: 50 dólares
  • 64 GB: 70 dólares
  • 128 GB: 100 dólares
  • 256 GB: 180 dólares
  • 512 GB: 350 dólares
  • 1 TB: 550 dólares