El pasado Julio de este año Apple retiraba de la App Store la aplicación Open Door para iPhone. Ésta permite a los usuarios chinos ver todo el contenido de la red evitando las medidas de censura del país. Además, según sus creadores, protege su privacidad y anonimato. En China su cifras alcanzaban las 2000 descargas diarias aproximadamente según diversas fuentes. Actualmente la aplicación solo se encuentra disponible fuera de China.

En concreto, Open Door para iPhone consiste en un navegador que evita el denominado Gran Firewall de China al mismo tiempo que protege la información del usuario. Los creadores de dicha aplicación advierten que el uso es completamente bajo la responsabilidad de cada uno. Según los mismos no recibieron ningún aviso sobre la retirada de la aplicación. Tras contactar con Apple, la Compañía alegó que los desarrolladores deben respetar y tolerar las leyes del país donde se suministra la aplicación. Ahora los autores no quieren enfrentarse a esta decisión por miedo a que la aplicación sea eliminada de la App Store se otros países.

La reacción de los usuarios ha sido unánime y las quejas se levantan entre los miembros más importantes la comunidad Social Media china. Algunos de los blogs más conocidos han puesto el grito en el cielo atacando directamente a Apple y acusándolos de no tener integridad moral. Los propios usuarios han dejado clara su posición mediante comentarios por toda la red. Existen, sin embargo, defensores de la posición de Apple ante unas políticas de gobierno férreas. No obstante estas alegaciones se pierden entre la queja generalizada.

Open Door para iPhone es solo un ejemplo más de censura

No es la primera vez que Apple cede ante ChinaNo es la primera vez que China consigue que Apple retire aplicaciones de la App Store. En abril, por ejemplo, la Compañía de Cupertino eliminaba de su catálogo un programa de venta de libros que incluían títulos prohibidos por el gobierno chino. Esta es solo otra pincelada más en una difícil historia entre Apple y el gobierno Chino. Los ejecutivos tratan de ajustar sus políticas de venta a un país controlador y perspicaz en sus relaciones externas. Esto provoca, como en el caso de Open Door para iPhone, situaciones que afectan tanto a desarrolladores como a usuarios de una manera muy negativa para la imagen de Apple.

Desafortunadamente, indica uno de los desarrolladores, no hay casos conocidos de creadores de una App retirada que hayan conseguido devolverla a la tienda de Apple. Es más, en estos momentos los autores, afirman, no se verían nada sorprendidos si Open Door para iPhone se viese eliminada completamente o incluso si Apple eliminara su cuenta de desarrolladores en represalia. Mientras tanto, Apple sigue viendo la importancia del mercado chino en su futuro. Siendo el lugar con mayores ventas de dispositivos móviles no es de extrañar. De hecho, la Compañía ha incluido nuevos medios de pago y precios para maximizar la entrada de sus nuevos iPhone 5 y 5s en el país. La comunidad, por su parte, sigue teniendo la esperanza de que Apple tome ejemplo de Google y no doble sus políticas tan fácilmente ante las exigencias del país.