Una de las grandes ventajas de los navegadores modernos, incluyendo los móviles, es la oportunidad de activar el modo incógnito o la navegación privada que evita que se dejen rastros en nuestros equipos de las páginas que visitamos, por diversas cuestiones. El problema viene cuando sucede lo mismo que en la última versión de navegador de Google para los dispositivos Apple: la navegación privada de Chrome para iOS sigue maniendo un historial de páginas web visitadas cuando hacemos uso del modo incógnito.

De esta forma, cuando utilizamos la navegación privada de Chrome para iOS y posteriormente volvemos al modo normal, siguen apareciendo las web visitadas en sitio web de Google adaptado para móviles, lo que constituye un error bastante importante en el uso de Chrome para iOS puesto que deja al descubierto la totalidad de las páginas visitadas en el modo incógnito, haciendo que este pierda totalmente su sentido.

Según confirma de The Verge, Google ya tiene constancia de este error pero no tiene previsto solucionarlo a corto plazo, algo muy preocupante para una compañía con los medios de los que dispone, y advierte que este fallo está motivado por las características intrínsecas al propio sistema operativo de Apple, puesto que según la compañía de Mountain View, iOS no permite mantener dos instancias separadas a la hora de utilizar el navegador de Google, haciendo que la separación de los datos sea una tarea imposible. Este bug hace que navegación privada pierda su sentido

El problema de la navegación privada de Chrome para iOS se produce por el almacenamiento local HTML5 que utiliza el navegador para su caché o para sus funcionalidades offline, lo que hace que se compartan los datos entre las instancias regulares y el modo incógnito, haciendo que ambas mantengan los datos, cookies e historial a la vez.

La única solución hasta el momento es que nosotros mismo actuemos como navegación privada, es decir, borremos manualmente los datos que almacena Chrome para iOS desde las preferencias de la aplicación cuando no queramos dejar rastro de las webs que visitamos hasta que Google se digne en lanzar una actualización que solucione el problema o bien utilizar el modo de navegación privada de Safari, que hasta el día de hoy mantiene intacta nuestra privacidad y nuestra intimidad sin necesidad de realizar otras tareas.