De acuerdo a la información que hoy hace pública Paul Thurrott, analista experto en Microsoft, el gigante informático habría planeado lanzar una Surface mini de 8 pulgadas con procesadores ARM poco tiempo después del próximo 23 de septiembre, cuando la compañía presentará de forma oficial en Nueva York su nueva generación de tabletas.

Surface mini

A pesar de que la información no está confirmada por parte de Microsoft, la rotundidad con la que lo afirma Paul Thurrott, cuya veracidad para este tipo de informaciones está más que demostrada desde hace años, nos hace empezarnos a plantear cuestiones sobre el futuro de las tabletas de pequeño tamaño para Microsoft, cuestiones que abordaremos en un próximo artículo.

De las especificaciones del dispositivo poco se conoce, pero el que será el rival directo en el mercado del iPad mini, tendrá una pantalla de 8″ pulgadas sobre un procesador Qualcomm, por lo que montará Windows RT 8.1. Tendremos que esperar más tiempo para saber si la calidad de sus especificaciones técnicas difuminan de alguna manera el sin sentido de usar el escritorio clásico en una pantalla de tan pequeño tamaño para la que desde luego no está desarrollado.

Entre la información que podemos extraer de Paul nos encontramos con más datos acerca de la próxima generación de tabletas Surface de Microsoft. Como ya comentamos hace unos días, Microsoft sacaría la evolución tanto de la tableta RT como de la Pro. Ahora sabemos que la variante RT tendrá un modelo en color blanco, pantalla Full HD 1080p p procesador Nvidia Tegra 4 entre otras novedades significativas.

Surface mini

Por su parte, el nuevo modelo de Surface Pro, llegará al mercado montando la 4º generación de procesadores Intel Core i5, 8GB de RAM, una duración de la batería superior a las 7 horas y nuevos accesorios.

Veremos si Microsoft ha aprendido de los errores de la primera generación mejorando la distribución a nivel global de sus productos, que recordemos actualmente no han llegado a la mayoría de países de Latinoamérica, o proponiendo unos precios razonables con respecto a la demanda del mercado.