Durante estos días se está celebrando en Ámsterdam la IBC 2013, una de las ferias más importantes en el calendario para la industria global de medios electrónicos. Durante esta cita, donde el claro protagonista ha sido el 4K, la televisión pública japonesa ha anunciado que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se retransmitirán en resolución 8K.

resolución 8K

Aprovechando los años de ventaja que lleva el país nipón testando esta nueva tecnología en sus emisiones televisivas, la cadena pública japonesa (NHK) ha anunciado que iban a dar un paso más adelante retransmitiendo de forma integra los próximos Juegos Olímpicos 2020 que se celebrarán en Tokio. Sin duda, uno de los mejores escaparates para hace pública esta nueva forma de ver los contenidos televisivos.

Cuando apenas están comenzando a desembarcar las primeras televisores 4K en el mercado sin prácticamente ninguna cadena emitiendo contenidos de forma pública en tales resoluciones, llega NHK poniendo fecha a la primera retransmisión en Super Hi-Vision (SHV) en 8K. Esta tecnología de imagen proporciona una resolución 16 veces superior a la alta definición -1080p- y hasta 75 veces superior al sistema PAL -768X576-. La tecnología 8K tiene una calidad de imagen próxima al 3D, en parte por sus 4.000 líneas de escaneo horizontal que generan una resolución de 7680×4320 píxeles.

No nos pararemos a aproximar unos precios para los televisores con tecnología 8K que llegarán al mercado dentro de 7 años, sólo esperamos que les de tiempo a rebajar el coste de las primeras unidades. El mayor obstáculo que tiene el 8K a día de hoy es el de integrar su resolución en imágenes 2D. Según explica uno de los investigadores en los laboratorios de NHK en Japón, el ojo humano no está preparado para procesar resoluciones superiores al formato 8K en dos dimensiones.

resolución 8K

La solución a este problema es desarrollar tecnologías de salida de vídeo de última generación basadas en la tecnología 3D estereoscópica, algo muy diferente a las imágenes 3D que los televisores actuales son capaces de emitir.

Más allá del coste de estos televisores, que se irá reduciendo con el paso del tiempo, el mayor problema que tienen tecnologías actuales como el 4K es la falta de contenidos adaptados a este formato. Tal como nos contó en un evento de presentación el director general de Sony España, en nuestro país sólo la televisión pública (TVE) o medios privados como Digital+ están trabajando con el 4K como nueva forma de ver sus contenidos, pero de una forma demasiado pausada para lo que deberían tener en este punto.

Por el momento y posiblemente si nadie lo remedia en el futuro cuando el 8K esté aterrizando en los mercados, no tendrá sentido actualizar los televisores con las primeras unidades. Precios por las nubes y falta de contenidos son los dos problemas más importantes a los que se enfrentan estas nuevas tecnologías.