Tras anunciar el iPhone 5s, llega la que probablemente sea la noticia más sorprendente del evento: el procesador A7 que montará el nuevo iPhone tendrá una arquitectura en 64-bit. Se había rumoreado este cambio, pero sin anuncio previo en la WWDC 2013 parecía poco probable. Por otro lado, el iPhone 5s también incorporará el procesador M7, dedicado en exclusiva al seguimiento del movimiento.

Procesador A7, el primero en un smartphone con arquitectura 64-bit

iPhone 5S

El procesador A7 con arquitectura 64-bit, hará que todo se mueva de forma mucha más fluida, lo cual cobra especial importancia con las nuevas animaciones de iOS 7. La nueva versión del sistema operativo está desarrollado en esta arquitectura también, pudiendo funcionar por tanto en 32-bit como 64-bit. De la misma forma que el sistema operativo, las aplicaciones han sido reescritas para correr en 64-bit, y Xcode también se ha actualizado para soportar la nueva arquitectura.

Centrándonos en datos técnicos, el rendimiento de la CPU mejora en 2 veces el rendimiento CPU y GPU del chip A6 presente en el iPhone 5. Otro detalle interesante es que el procesador A7 soportará OpenGL|ES 3.0, lo que permitirá añadir multitud de detalles a los videojuegos y mejorar las sombras, como hemos podido ver en la demostración de Infinity Blade III.

Otro apartado que ganará grandes mejoras será la cámara, que gracias al procesador A7 será capaz de realizar autoenfoque y capturas hasta el doble de rápido. Mejorando, a pesar de la mayor potencia, la autonomía del dispositivo según Tim Cook.

Procesador M7 dedicado al seguimiento del movimiento

Procesador M7

El otro gran invitado de la noche ha sido el procesador M7, dedicado al movimiento. Este procesador será independiente, y estará continuamente registrando el movimiento gracias a la información procedente del acelerómetro, giroscopio y brújula, permitiendo en las propias palabras de Apple: una nueva generación de aplicaciones de salud y ejercicio.

En la parte de software, iOS 7 gana una nueva API para usar la información de este procesador, identificando los movimientos del usuario y optimizaciones basadas en el contexto, si estamos caminando, parados o conduciendo. Nike ya se ha apuntado a estas mejoras del procesador M7 con su aplicación Nike+ Move.