Si bien Nokia no estaba presente de forma oficial en la IFA 2013, si que hemos podido extraer unas primeras impresiones del Nokia Lumia 625 en un rincón oculto de Microsoft en la feria. El teléfono con mayor tamaño de pantalla hasta el momento de la compañía se caracteriza por encontrarse desde el punto de vista comercial en un hueco de mercado bastante erróneo debido a sus especificaciones.

A finales del pasado mes de julio, la por aquel entonces compañía finlandesa, presentó el Nokia Lumia 625 de 4.7 pulgadas, un dispositivo que a primera vista sorprende por la resolución tan baja de su pantalla (480×800 pixel) que genera unos paupérrimos 198 ppp. Como no podía ser de otra forma esta mínima cantidad de píxeles se notan a primera vista, no es que se lea mal la pantalla o cueste ver algunos detalles, es que si la comparamos con la pantalla HD del Nokia Lumia 925 por poner un ejemplo, se nota una diferencia tan grande que hace que nuestro dispositivo pierda credenciales.

Nokia Lumia 625

El problema principal en este aspecto no es la resolución, pues la gran mayoría de teléfonos con Windows Phone 8 que podemos encontrar en estos momentos en el mercado tienen la misma, sino el tamaño de pantalla. Los mosaicos activos son demasiado grandes, pierden mucha calidad y nos aportan las sensación de tener una pantalla más pequeña de lo que realmente es.

Fuera del ámbito de la pantalla, la característica principal de este dispositivo, el teléfono se siente realmente cómodo en la mano a pesar de su tamaño. Prácticamente igual de pesado que el nuevo Nokia Lumia 1020, no se siente como una carga. La manejabilidad es buena, los bordes bastante redondeados y la situación lateral de los botones correcta. Con un grosor inferior al de teléfonos de su misma familia como el Nokia Lumia 920 o Nokia Lumia 1020, el dispositivo se siente bastante delgado. Me ha gustado mucho también el detalle de tener los bordes del cristal curvados.

Nokia Lumia 625

En lo referente a materiales seguimos con el policarbonato, que como ya nos dijo en nuestra conversación Javier Ogarrio, Developer Evangelist de Nokia, tiene mucho futuro dentro de la compañía. Las carcasas intercambiables de policarbonato del Nokia Lumia 625 tienen un acabado mate que personalmente me disgusta, creo que con las tonalidades de color vibrantes que elige Nokia para sus modelos es mucho más vistoso un acabado brillante efecto cristal.

En la parte trasera nos encontramos con una cámara de 5MP con una pequeña protuberancia que realiza fotografías bastante mediocres si las comparamos a lo que nos tiene acostumbrados la compañía. A pesar de que su tecnología o aplicaciones exclusivas pueden mejorar el resultado de nuestras tomas, podríamos comparar en este aspecto al Nokia Lumia 625 con el HTC 8S. Por otro lado, fuera del enfoque fotográfico, la parte trasera da demasiada sensación de sencillez, disminuyendo incluso la sensación de calidad de la cámara.

Nokia Lumia 625

En definitiva, este gama baja con aspiraciones a media que podremos encontrar por 220 euros se caracteriza por tener una pantalla de gran tamaño pero mala calidad y por ofrecer una buena sensación de comodidad en nuestra mano. Su hueco en el mercado es bastante confuso debido a sus especificaciones, personalmente no sé qué tipo de consumidor podría comprar este teléfono ya que tenemos dispositivos más pequeños con mejores prestaciones e incluso más baratos o dispositivos con pantallas prácticamente del mismo tamaño con excelentes prestaciones.

Da la sensación de que Nokia ha querido comenzar a tantear el mercado de las pantallas grandes con este modelo para posteriormente lanzar a finales de este año modelos de gama alta como la phablet Nokia Lumia 1520 con pantalla por primera vez Full HD 1080p.