Casi desde que Nokia comenzó a usar Windows Phone en su gama Lumia, ha existido el rumor de una posible compra por parte de Microsoft. Sin embargo, todo eran rumores que parecían no llevar a ningún sitio y que, en los últimos meses, estaban perdiendo muchísima fuerza. Pero cual es nuestra sorpresa que hoy, justo cuando menos lo esperábamos y a las puertas de la IFA 2013, ese rumor de unos dos años de duración, se ha hecho oficial: Microsoft compra Nokia por 7.200 millones de dólares (5.400 millones de euros)

Concretamente, Microsoft adquiere la división de móviles y servicios por 5.000 millones de dólares, así como un gran número de patentes de la compañía finlandesa y la licencia de sus mapas por 2.170 millones de dólares. El total, como he dicho anteriormente, es de 7.200 millones de dólares, que es aproximadamente el 50% del valor de Nokia en el mercado ahora mismo.

Microsoft compra Nokia

En cuanto al equipo de Nokia, los casi 32.000 empleados con los que cuenta la compañía finlandesa pasarán a formar parte de Microsoft, mientras que su CEO, Stephen Elop, pasa a ser Vicepresidente de dispositivos y servicios en Nokia. Con este movimiento, la rumoreada posibilidad de que Stephen Elop suceda a Ballmer como CEO de Microsoft en los próximos meses parece ser muy probable. Además, con Steven Sinofsky fuera de Microsoft, creo que Elop podría ser el mejor candidato para ocupar ese cargo.

El legado de Steve Ballmer

Con la noticia de que Microsoft compra Nokia, queda claro quién es el tercer ecosistema del mercado actual: Windows Phone. Con BlackBerry en plena decadencia (a pesar de lo bien que han hecho las cosas con BlackBerry 10), Android dominando el mercado e iOS siguiéndole de cerca, Microsoft consigue consolidarse en el tercer puesto gracias a esta compra. Ya no cabe lugar a dudas.

microsoft compra nokia

Ahora queda por ver si este movimiento acaba resultando fructuoso para ambas compañías o no. En principio, si Microsoft no cambia demasiadas cosas dentro de Nokia, parece que tanto los finlandeses como los chicos de Redmond van a obtener grandes beneficios de esta unión. Microsoft consigue convertirse definitivamente en una marca de hardware y servicios (tal y como llevaban deseando mucho tiempo) y Nokia logra salir de la delicada situación financiera por la que pasaba, además de todas las ventajas que conlleva pertenecer a una compañía como Microsoft, encargada del software que incorporan en sus smartphones.

Esta compra podría ser el último gran movimiento de Ballmer al frente de Microsoft, que recordemos que se retirará como CEO en los próximos 12 meses, tal y como anunció hace unas semanas. Con esta compra, deja a la compañía en una muy buena posición de cara al futuro, pues cuentan con software y servicios atractivos e innovadores, un fabricante de hardware que les permite entrar en dicho mercado y una posición envidiable en el mundo de las videoconsolas con Xbox One. El legado de Ballmer en Microsoft es envidiable.