El chip A7 de Apple ha sido analizado por los miembros de Chipwork quienes han tratado de exponer algunos de los integrantes y su distribución sobre el chip protagonista en iPhone 5s de forma preliminar. Aunque recalcan que todavía hay que hacer un análisis del circuito completo, puesto que no han hecho la extracción real del mismo, parece que su esquema tiene sentido: “El doble núcleo de la CPU y la caché ocupan aproximadamente el 17% del área troquelada y el quad-core de la GPU junto con la lógica compartida (shared logic) el 22%. La CPU no está dispuesta como en el A6 sino que se parece mucho más una colocación automatizada convencional”, explicaban. El análisis identifica la CPU junto a la GPU en la parte inferior del chip (como puede apreciarse en la fotografía). Un análisis anterior realizado por AnandTech identificó el quad-core como una GPU de la nueva serie “Rogue” de Imagination Technologies con una configuración PowerVR G6430.

Chip A7 de Apple

Además se puede observar el gran bloque de SRAM localizado a lo largo de la parte derecha del chip, sobre los núcleos gráficos. Una estimación basada en su tamaño, explicaban desde Chipworks, indica que tendrá aproximadamente unos 3MB de almacenamiento y que podría ser el “punto seguro” usado para alojar la información asociada al sensor del Touch ID del iPhone 5s. Hay que decir que este bloque no había sido incluido previamente en el chip A6 de la generación anterior. Uno de los detalles mas interesantes de este chip A7 y gran culpable de la discusión que lo rodea, es que es bastante “estándar” en comparación con otros diseños previos de Apple; ligeramente más grande pero que ofrece unos resultados significativamente mejores.

Chip A7, el primero de una generación

Recordemos que el chip A7 es el primer chip de 64bits y que implementa el set de Los nuevos dispositivos con el chip A7 son capaces de emplear más de los 4GB a los que estaban limitados antesinstrucciones ARMv8. Para ello, apple, ha tenido que diseñar su propio chip aunque muchos usuarios discutían en su momento sobre la posibilidad de que el origen del mismo estuviese en los laboratorios de Samsung debido a su implicación en la manufactura del hardware. De hecho los propios diseños de ARM para 64bits están proyectados para salir comercialmente en 2014. Por tanto los nuevos dispositivos de Apple armados con el chip A7 son capaces de emplear más de los 4GB de memoria a los que estaban limitados los anteriores procesadores de 32 bits permitiendo a las aplicaciones manejar enormes cantidades de datos de una manera más eficiente que antiguamente.

Otro tema de especial interés además del chip A7 es el procesador M7. Éste tiene como finalidad reducir el consumo de energía. Para ello se encarga de recolectar y procesar los datos provenientes del acelerómetro, el giroscopio y la brújula electromagnética del dispositivo. Chipwork localizó este componente en la forma de un NXP LPC18A1, un microcontrolador de alto rendimiento basados en el Cortex-M3 pero, afirman, posiblemente una versión especial de la serie LPC18xx diseñada especialmente para Apple.

Como podemos ver el nuevo chip A7 de Apple viene con algunas sorpresas además de un diseño elegante por el que suele ser famosa la compañía. Los resultados, hasta ahora, han alcanzado lo esperado. Y parece que solo es el comienzo de toda una nueva generación. El futuro pinta, cuanto menos, interesante.