Despues del veto de Obama que evita el bloqueo de las ventas del iPhone 4 y del iPad 2 por violación de patentes de Samsung parece que el periplo entra ambas compañías no ha acabado, si no que ha tenido alguna que otra consecuencia adicional para la compañía coreana. De esta forma, el Wall Street Journal informa que tras de decisión de casa blanca de parar dicho bloqueo, Samsung pierde mil millones de dólares en valor de mercado al momento de escribir esta líneas.

La decisión, también ha provocado criticas del gobierno de Corea del Sur resaltando la preocupación por los posibles impactos negativos que este tipo de decisiones puede tener sobre los derechos de patentes de Samsung Electronics a medio plazo en el país americano. Por otro lado, Samsung ha presentado la solicitud de apelación en el Tribunal de Apelaciones del Circuito Federal en Washington, el cual ha fijado una audiencia que está prevista para el primer trimestre del próximo año, por lo que este capítulo esta muy lejos de llegar a su fin.

Esta lucha entre ambas compañías ya esta durando demasiado tiempo desde que la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos concediera a Samsung el veto parcial para la venta de los productos de Apple que infringían la patente N º 7.706.348 que según su descripción estaba destinada a proteger un método para la codificación y/o descodificación en el sistema de comunicación móvil CDMA y que según dicha comisión infringía el iPhone 3GS, el iPhone 4 y el iPad 2 y que desde este fin de semana está parado por una decisión de la casa blanca como medio para detener el Patent Trolling del que ya están haciendo uso muchas de las compañías tecnológicas bajo a excusa de la propiedad industrial y que en realidad su objetivo es intentar hacer todo el daño posible a su competencia directa.

Realmente, el comportamiento de Apple, Samsung y otras compañías se parece más a un juego de niños que a una política de estrategia dedicada a mejorar sus productos, su inversión en I+D o a proteger su propiedad industrial, utilizando esta baza para intentar frenar a sus competidores en los tribunales en vez de intentar poner a disposición de público nuevos productos que cautiven a los usuarios y que ha acabado con el gobierno de los Estados Unidos invadiendo el libre mercado y al gobierno de Corea del Sur con una buena rabieta, y esta vez, bastante justificada.