Después de las declaraciones de Tim Cook en la presentación de los resultados financieros del tercer trimestres fiscal en la cual el CEO de Apple sentenció que estaban estudiando la posibilidad de llevar acabo un programa de reemplazo de iPhones, parece que la compañía ya ha tomado una decisión y estarían preparando a sus empleados de cara a llevar acabo dicho programa para el lanzamiento de los próximos terminales de Apple, el iPhone 5S y 5C.

Dicho programa de reemplazo de iPhones consistiría en aceptar como parte del pago de los nuevos iPhones en sus tiendas el terminal anterior del usuario, animando a estos a actualizarse a los últimos modelos. Esto tendría una doble ventaja tanto para usuarios como para la propia Apple: por un lado, para el usuario es más fácil hacerse con un nuevo terminal al recibir un dinero por su iPhone antiguo sin necesidad de acudir a mercado de segunda mano y por otro, permitiría a Apple aumentar sus ventas al existir mayor probabilidad de que los usuarios cambien sus terminal gracias al crédito por su terminal anterior.

Aunque la compañía posee actualmente un programa de reciclaje para sus equipos y terminales las ventajas para el usuario en términos económicos son bastantes reducidas, puesto que la cantidad ofrecida actualmente por Apple está bastante lejos de suponer un atractivo para la mayoría de los usuarios, siendo mayor el pago que ofrecen otros operadores de reciclaje por los iPhones, estén en perfecto estado de funcionamiento o no.

Lo que no está muy claro es si este programa de reemplazo de iPhones llegará a todas las Apple Stores de los distintos países o se limitará en exclusiva a los Estados Unidos como ocurre con algunos programas especiales de la compañía, por lo que de momento debemos esperar hasta conocer como funcionaría el programa, sobre todo en lo que se refiere a la valoración y tasación de nuestro iPhone actual y como se traduciría en crédito para comprar un nuevo terminal.

Otro de los interrogantes es la duración del programa de reemplazo, puesto que si la compañía quiere potenciar las ventas de sus nuevos terminales es lógico pensar que limitar dicho programa a unas semanas o meses desde el lanzamiento puede suponer un aumento de las ventas, al menos en las primeras semanas de lanzamiento, pero sea como sea al final la ejecución del mismo, seguro tendrá una buena acogida entre los compradores potenciales de los nuevos iPhones.