Quién todavía piense que Windows Phone no tiene futuro es porque todavía no ha tenido un Nokia Lumia 520 en sus manos. Sí, quizás la gama alta todavía no cumple las expectativas de los usuarios más avanzados pero tanto la gama baja como media gozan de una calidad incomparable a la competencia. Prueba de ello son las ventas de Windows Phone en Europa y cómo su ascenso colocan al sistema operativo de Microsoft en la tercera plataforma indiscutible.

Francia, del 2.3% de 2012 a un 9% en 2013 Concretamente, los datos sobre las ventas de Windows Phone en Europa hacen referencia a los cuatro mercados más grandes del continente: Reino Unido, Francia, España, Italia y Alemania. Si bien la cuota de mercado dista mucho de Android, inamovible vencedor, Windows Phone está cosechando unos números más que positivos que se encuentran fuertemente respaldados por la gama media y baja. En términos generales, las ventas de Windows Phone en Europa representan a día de hoy un 6.9% del mercado, frente al 4.7% del año pasado. Una cifra que va en aumento y que en determinados paises como Francia triplican los números del pasado año, con un 9% de la cuota del mercado frente a un 2.3% el año pasado. También son llamativos los datos sobre las ventas de Windows Phone en el Reino Unido, dónde ha pasado de tener una cuota del 4.5% al 8.6% del mercado, casi el doble.

La relación calidad precio acabará por equilibrar la balanza Y es que, como decía al inicio, el incremento de ventas de Windows Phone en Europa no debe sorprender a nadie que haya probado algún terminal de gama media o baja corriendo Windows Phone. La experiencia de uso se aleja tanto de los gama baja con Android que la relación calidad precio acabará por equilibrar la balanza. ¿Sus mejores bazas? Una fluidez inigualable en la gama baja, como sucede con el Nokia Lumia 520 o unas prestaciones de gama alta en la gama media, como yo mismo pude comprobar con el Nokia Lumia 720. Tal y como llevo diciendo, si Windows Phone sigue creciendo y su tienda de aplicaciones logra hacerle competencia a iOS y Android, terminales como el Nokia Lumia 925 podrían dar muchísimo que hablar y poner en cuestión la hegemonía de Apple y Google.