Ya tenemos nombre oficial y algunos detalles del primer smartphone 100% Google. Los rumores del Moto X ponen en evidencia que estamos ante el, probablemente, hype del año y uno de los teléfonos más esperados y resonados en mucho tiempo comienza a tomar forma. Decepcione o no, lo cierto es que es imposible que las expectativas sobre el Moto X sean más bajas que trastocar el mercado de la telefonía móvil: sea para dar un golpe de efecto –y casi de estado- en el entorno Android o para certificar que Google y la –dañada- Motorola todavía no están listos para empezar una revolución como la que supuso el iPhone en su día.

Ante este panorama, empezamos a conocer datos y rumores del Moto X y las expectativas sobre el terminal crecen a medida que se van conociendo detalles: el hecho de que vaya a ser ensamblado en Estados Unidos y sobretodo, ese grito al cielo que certifica que la intención por revolucionar el mercado está presente en la cabeza de aquellos que toman decisiones importantes: la posibilidad de personalizar nuestros terminales. Parece un detalle insignificante, pero son precisamente estos detalles los que marcan la diferencia y el rumbo de la industria.

La estrategia de Google es confusa

rumores del Moto X
En el pasado Google I/O así se puso en evidencia. Cuando todos esperábamos un nuevo Nexus o incluso aparecían rumores del Moto X, Google nos sorprendió a todos con una versión stock Android del Samsung Galaxy S4. Una noticia que, tras ser debidamente analizada, fue mucho más transcendental de lo que a simple vista puede parecer: si la dependencia de Google para con Samsung era demasiado evidente, todos pensábamos que Google precisamente trataría de distanciarse de la marca surcoreana y en cambio decidió reforzar su hermandad con Samsung y vender desde su propia Play Store el buque insignia de la compañía con la versión stock de Android, hasta el momento reservada sólo para sus terminales Nexus.

Después llegó la noticia de un HTC One con stock Android y para aquel entonces mis expectativas sobre el Moto X se iban deshinchando: Google no quería romper el mercado, de hecho, quería reforzarlo y mantener una relación sana con las principales empresas. El Nexus 4, todavía en venta y manufacturado por LG (el cuarto fabricante de dispositivos a nivel mundial), el Samsung Galaxy S4 y el HTC One, el smartphone que más ha despuntado este año. Los rumores del Moto X decaían y con razón, parecía que Google no encontraba el momento para dar ese golpe en la mesa del que todos habíamos escuchado hablar.

Los rumores del Moto X vuelven a la carga

rumores del moto x
Después de la tempestad previa al Google I/O llegó la calma, en forma de novedades en Android que dejaron un sabor de boca agridulce: por una parte, muchas actualizaciones y novedades para facilitar a los desarrolladores su trabajo; por otra parte, ni actualización de Jelly Bean ni ningún producto físico con el sello de Google. Los rumores del Moto X desaparecieron, pero el smartphone poco tardó en volver en forma de hechos: primero el lavado de imagen de Motorola y después saltó la noticia de que el Moto X era una realidad y que sabremos mucho al respecto antes de que acabe el verano.

Simplemente, revolucionaban la industria¿Revolucionará el mercado el Moto X? No podemos saberlo. A diferencia de otras empresas en el mundo de la tecnología, la filosofía de Google siempre ha tratado de evitar crear hype o rebombo de sus productos. Siempre han ido creciendo de manera silenciosa, hasta que de repente la compañía era un gigante que todo lo controlaba. Es decir, nunca han anunciado que van a lanzar un producto que iba a revolucionar la industria, simplemente, revolucionaban la industria. En este caso es distinto, los rumores del Moto X así lo certifican. Estamos ante un producto único en cuanto al planteamiento de Google y puede que finalmente acabe por suponer un cambio total en la manera en la que consumimos smartphones o puede que se quede en un producto residual, como sucedió (lamentablemente y por mala gestión de stock) con el Nexus 4.

Lo que sí es cierto es que la intención es clara: Google quiere que su Moto X suponga un hito en el mercado, cambiar el significado de lo que significa un Smartphone, quieren que puedas personalizar tu teléfono para que diga algo sobre ti. Es un primer paso, veremos si suficiente. Auguro, no obstante, un verano interesante en el mundo Android.