La fotografía está sufriendo una etapa llena de cambios y evoluciones. Las cámaras sin espejo están suplantando a las réflex en diferentes aspectos. Asimismo, los smartphones están destronando a las cámaras compactas. Sólo hace falta ver las intenciones de Nikon. Y de la misma forma, las cámaras deportivas se han convertido en un nuevo estándar con muchísimo potencial. Por otro lado, también existen diferentes proyectos que siguen buscando desarrollar y potenciar ideas que ya se presentaron hace tiempo pero que todavía no han logrado calar en el mercado de forma efectiva. Es el caso de la cámara Squito, una bola de tamaño similar a una pelota de tenis, destinada a sacar fotografías panorámicas de 360º desde el aire.

Squito

Al artista Steve Hollinger, basado en Boston, le han concedido una segunda patente por su bola Squito. Aunque a primera vista parezca que la cámara sólo sirve para entretenerse, goza de una gran utilidad en diversos campos de acción. Asimismo, si tenemos en cuenta el bajo coste que tendrá, se podrá utilizar en incendios para comprobar el estado de los interiores. Sin ir más lejos, también servirá para recrear escenas.

La cámara Squito cuenta con sensores de posición y orientación con el objetivo de encajar las diferentes tomas aéreas. Es decir, cuando lanzamos la bola al aire, las 3 cámaras realizan diferentes tomas y gracias a los sensores, estas instantáneas se reorientan para solaparse perfectamente y así crear una fotografía panorámica de 360º grados. Por otro lado, gracias a la posibilidad de estabilizarlas, si disparamos secuencias obtendremos vídeos panorámicos, algo no muy común en la vida cotidiana.

Este tipo de cámaras está sufriendo un avance importante y seguramente pronto se convertirán en un nuevo estándar. Puede que todavía falte bastante para que se lleguen a popularizar tanto como el smartphone, aunque quien sabe, puede que algún día se haga realidad. No obstante, en terrenos profesionales su beneficio está más que probado. Por último, hay que destacar que nuestras fotos o grabaciones se podrán transmitir a nuestro dispositivo mediante WiFi para obtenerlas cuanto antes.

En definitiva, la cámara Squito tendrá una gran aplicación en la arquitectura, deportes, sistemas de reconocimiento, búsqueda en lugares difíciles, creación de mapas 3D o simplemente para fotografía de paisajes. Por ahora, no se tiene ningún tipo de dato sobre cuando podría empezar a comercializarse así como su precio final.