Tal y como muestra un informe de Frost & Sullivan, el Apple TV representa ahora el 56% de la cuota de mercado durante 2012 de los dispositivos de streaming de vídeo.

Según este mismo informe, las ventas de dispositivos del principal competidor del Apple TV, Roku, apenas representaron el 21% de la cuota de mercado, menos de la mitad que el Apple TV. El TDT se queda en el tercer puesto con apenas un 6.5% de las ventas. El 15.9% restante se divide entre Boxee TV, Logitech Revue, Sony, Vizio y otros proveedores menores.

Todo apunta a que el gran éxito del Apple TV sobre sus competidores es debido al iPhone y el iPad, ya que la función AirPlay del Apple TV fue estratégicamente diseñada para simplificar en gran medida el proceso de transferencia desde nuestro móvil o tablet a la televisión. Probablemente, de no ser por la función AirPlay, la mayoría de los usuarios no usarían el Apple TV en la medida que demuestra este informe.

La otras grandes bazas del Apple TV respecto a otros gadgets son su precio (112 euros) y la posibilidad de disfrutar tanto del contenido en alta definición de iTunes como de otros servicios como Youtube, Flikr, Vimeo, MLB.tv o Wall Street Journal Live.

Durante el primer cuatrimestre de 2013, Apple vendió 13 millones de Apple TV. A pesar de que tienen el mismo precio que los dispositivos Roku, estos solo vendieron aproximadamente 5 millones de unidades en EE.UU. Además, las estimaciones del informe de Frost & Sullivan son que tan sólo Apple y Roku venden más de un millón de dispositivos por año.

Con estos datos es evidente que Apple domina totalmente el mercado de los dispositivos de streaming para la televisión, a pesar de que inicialmente el Apple TV fue pensado como una especie de experimento de Steve Jobs, poco a poco se han dado cuenta de que la idea era buena y funcionaba, y las estadísticas lo ratifican.