Sony acaba de actualizar su gama Xperia con una nueva incorporación al Xperia Z y al Xperia Tablet Z, el Xperia Z Ultra. Adelántandose sabiamente al Galaxy Note III, que probablemente se convertirá en su principal competidor, la compañía japonesa ha lanzado un phablet realmente potente y que con esas 6,4 pulgadas pone en jaque, más que nunca, la usabilidad que se deriva de utilizar pantallas tan monstruosas. Hemos estado probando esta mañana el terminal en Madrid con impresiones bastante mixtas.

Por un lado, desde Sony nos han aclarado que todavía faltan unos meses para el lanzamiento final (que llegará a finales de verano con un precio que desconocemos) y que las versiones de prueba pueden presentar algunos errores. Por otro, la mayoría de sensaciones que te llevas cuando coges un producto como el Xperia Z ultra en la mano poco o nada tienen que ver conque sea una versión final. Para empezar, es increíblemente ligero, una sensación parecida a la que teníamos con el Xperia Tablet Z. No esperas que un terminal que se acerca peligrosamente al tamaño de una tablet de 7 pulgadas pueda pesar tan poco. La calidad los materiales es muy buena y esos 6,5 milímetros de grosor le sientan divinamente.

IMG_0067

Sigue además las mismas líneas de diseño que el resto de la familia Z, con el botón prominente en el lado derecho para el bloqueo y desbloqueo, los bordes de plástico y la pantalla que se funde con los bordes. No hay mucho por tanto que objetar en este sentido, a nivel de construcción y de calidad el Xperia Z Ultra cumple, a nivel de diseño si te gustaban los anteriores Z también te gustará este y si los odiabas odiarás este, simplemente.

Pero por el lado de usabilidad empiezan a venir los primeros problemas. Si bien Samsung con los Galaxy Note apuesta por formatos de pantalla relativamente anchos en el ratio, en mi opinión Sony ha alargado en exceso el terminal, algo que además es consecuencia inmediata de ese tamaño descomunal. Así, cuando lo sostienes en la mano da más la sensación de coger un teléfono normal que ha pasado por la máquina de aumentar que por un dispositivo creado y pensado para ser usado con 6,4 pulgadas de pantalla.

Evidentemente no hemos podido probar a fondo elementos como la cámara, y la sala en la que nos encontrábamos no era idónea para ello pero yo no esperaría maravillas en este sentido. Donde sí nos ha sorprendido para bien el Xperia Z Ultra es en la posibilidad de utilizar cualquier tipo de lapicero o bolígrafo sobre el cristal, en la demo no ha funcionado del todo bien pero la idea de poder coger cualquier cosa para dibujar por la pantalla abre bastante el campo de posibilidades.

Xperia Z apps

Evidentemente, parece que nadie ha pensado que con determinado bolígrafos podríamos llegar a pintar la pantalla del Xperia Z Ultra, pero eso lo dejaremos para la reseña. La protección contra el agua y la humedad también la tenemos aquí y aparentemente mejor resuelta que en el Xperia Z y el Tablet Z donde podíamos llegar a tener problemas después de que las pestañas que cubren los conectores se vayan desgastando con el tiempo.

En definitiva, más allá de seguir la estela bien definida que habían dejado los anteriores phablets el Xperia Z Ultra innova en varios sentidos que será muy interesante ver y analizar. La respuesta de Samsung, en forma de Galaxy Note III no debería hacerse de rogar mucho tampoco y las comparativas que surgirán inevitablemente de ambos también darán de qué hablar. La pregunta, sin embargo, sigue siendo la misma. ¿De verdad tiene sentido un teléfono con 6,4 pulgadas de pantalla?