Hoy en día, Microsoft y Sony son las dos marcas que se reparten la mayoría del mercado de las consolas. Por lo tanto, su rivalidad es más que notable. Este año está siendo un año de grandes novedades en los dos bandos. En febrero de este mismo año, Sony presentó la Play Station 4, una consola totalmente renovada preparada para sustituir a la anterior lanzada en 2006. Más tarde, Microsoft presentó la Xbox One. En realidad, generó una cantidad de consecuencias diferentes, tanto elogios como reproches. No obstante, desde Microsoft han decidido dar marcha atrás y rectificar los aspectos más criticados de la consola. ¿A qué se debe?

juegos de la xbox one

Las novedades más criticadas

En primer lugar, recordad que el día de la presentación se hizo hincapié en el hecho de que la consola requería conectarse, por lo menos, cada 24 horas a Internet. Esto, sin duda, provocó un aluvión de reproches. A la hora de la verdad, tampoco supondría grandes problemas ya que, cada vez más, vivimos en un día a día conectado. No obstante, en este punto se equivocó totalmente. ¿Os imagináis que os vais a pasar unos días al campo y no podéis utilizar vuestra consola para jugar? Sin duda, desde ningún punto de vista tiene sentido.

Por otra parte, tampoco fueron de recibo todas las trabas que habían establecido para prestar y vender juegos. Microsoft optó por permitir el comercio de videojuegos, aunque con unas condiciones demasiado cerradas. A decir verdad, sólo permitía transferir juegos a amigos que tuviésemos agregados en la lista de Xbox desde al menos 30 días. Por otra parte, no permitía el préstamo ni el alquiler de juegos.

xbox-one-kinect

Microsoft ante ante las peticiones de los usuarios

Las críticas a estos dos puntos han sido motivo suficiente para que Microsoft retrocediese y rectifique estas restricciones. En un comunicado oficial, admiten que han escuchado a los consumidores potenciales y han decidido cambiar el rumbo.

¡Ya no hará falta conectarse a Internet para jugar offline! Sí, debería haber sido así desde el principio pero al menos, mejor tarde que nunca. Sólo se requerirá conectar la consola la primera vez para ajustar todas las configuraciones iniciales. A partir de ahí, ya no será necesario volverla a conectar. De esta forma, tendremos una libertad total de movimiento, al igual que con la antigua Xbox 360.

¡Adiós DRM! Sí, Microsoft ha decidido eliminar todas las restricciones a la hora de prestar juegos o incluso comprarlos. Ahora, no tendremos ningún tipo de limitación a la hora de prestar los videojuegos. Otra vez más, volvemos a ver cómo vuelven a las características propias de la Xbox 360. Por otro lado, si descargamos un juego desde Xbox Live se elimina la restricción por regiones para poder jugar allí donde nos encontremos.

Nunca es tarde para volver atrás

¿Por qué Microsoft ha dado este paso atrás? Sinceramente, creo que las críticas han resonado muy fuerte por todo el mundo. Además, si tenemos en cuenta que la PS4 saldrá a la venta por 100 euros menos muchos usuarios podrían dar el paso a esta plataforma y dejar Xbox. Ante ese peligro de reducción de ventas, Microsoft se ha visto obligado a ceder ante la presión del mercado. Sin embargo, no todo va a ser positivo. Debido a estos cambios, ahora resultará imposible jugar sin el disco y compartir los juegos vía digital.

En definitiva, Microsoft presentó su consola con unas características novedosas. Y si bien algunas son sostenibles en otras plataformas (en Steam se pueden comprar los juegos pero no revender), la compañía ha preferido plegarse ante sus usuarios antes que establecer sus nuevas normas, debido al miedo al rechazo.