Se acabó lo bueno. Se acabó sobrepasar la cantidad de datos contratada y ver cómo la velocidad de tu conexión simplemente se ralentiza. En las próximas semanas, los operadores móviles españoles pondrán fin a la ralentización de velocidades de descarga cuando se supere la cantidad contratada, pasando a un nuevo modelo en el que las dos únicas alternativas para el usuario serán pagar por más datos o esperar a llegar a fin de mes sin conexión para renovarla. Se trata de un nuevo cambio de las tarifas de datos móviles que llega en un momento en el que probablemente más vaya a aumentar la descarga de paquetes de datos: la llegada del 4G a España.

De hecho, Vodafone ya venía aplicando esta política en sus tarifas de datos móviles desde el 1 de junio de este mismo mes (aunque empezará cobrándola en octubre) y ahora se le suman Yoigo, Movistar y Orange. Todavía no sabemos la fecha exacta pero es más que probable que si te pasas descargando datos con tu smartphone durante este mes te conviertas en uno de los primeros afectados por el cambio en las tarifas de datos móviles de estas operadoras.

La excusa para realizar este cambio en las tarifas de datos móviles coincide con la llegada del 4G a España. Así pues, las operadoras se excusarían en que prefieren dar un servicio óptimo a sus usuarios en lugar de reducir la velocidad de conexión y esto, claro, pasa por pasar por caja cada vez que te pases descargando.

De hecho, las operadoras móviles virtuales también utilizan este sistema para sus tarifas de datos móviles aunque, evidentemente, sus servicios de datos móviles son mucho más económicos que los de la competencia. Sorprendentemente, los operadores móviles españoles eran hasta el momento los que menos partido sacaban a los excesos de sus clientes con las tarifas de datos móviles. Digo sorprendente porque es bien sabido que la oferta de servicios telefónicos en España está entre las más caras de Europa. Y claro, si daban un servicio que era más competitivo para sus clientes que el resto de Europa había que cambiarlo, ¿no?.