Para acceder a tu música entre varios dispositivos tienes muchas opciones. Además de la opción de toda la vida, es decir, copiar las canciones de tu ordenador al dispositivo, cada vez son más populares soluciones online como por ejemplo subir la música a la nube o escucharla a través de servicios por streaming. A camino entre las dos clases de soluciones, te propongo crear tu propio servidor multimedia con Subsonic. ¿En qué consiste un servidor multimedia? Básicamente, tu PC/Mac es el servidor de tu música, guardada en el disco duro. Y desde otro dispositivo, que puede ser otro ordenador o un móvil, reproduces la música por streaming. Veamos cómo.

servidor multimedia

Subsonic es un programa para Windows, Mac y Linux que actúa como servidor multimedia para tu música y vídeos. Además, cuenta con el soporte de varias aplicaciones para Windows, Mac, Android, iPhone, Windows Phone y BlackBerry que actúan como cliente. Y por otro lado, desde cualquier navegador web puedes acceder al contenido a distancia. Por defecto es gratuito, si bien sus funciones más interesantes son de pago a través de Subsonic Premium, que puedes probar gratis durante 30 días.

Instalar y configurar Subsonic

El primer paso es instalar Subsonic en el ordenador que hará de servidor. El proceso es sencillo y el servidor se inicia automáticamente. Aunque tiene opciones de configuración, básicamente todo se personaliza desde el navegador web. Por defecto entras con las credenciales admin/admin, así que un primer paso es cambiar su contraseña o crear un nuevo usuario desde «Settings» y «Users«.

Para empezar a escuchar música o ver vídeos, tendrás que configurar las carpetas correspondientes desde «Settings > Media folders«. La única pega es que tienes que configurar la ruta a mano. Una vez añadidas las rutas y tras hacer clic en el botón «Save«, sólo queda hacer clic en «Refresh» en la columna izquierda para que se muestren los grupos o cantantes que hay en tu colección musical o los vídeos, pudiendo escoger entre los dos tipos de contenido con el desplegable de la columna izquierda.

Al seleccionar cada elemento, se mostrará su contenido en el panel principal. En el caso de las canciones, si éstas tienen configurada una carátula, se mostrará la lista de canciones con la imagen.

Acceder al contenido a distancia

Una vez tenemos Subsonic instalado y el contenido disponible, puedes acceder a él de dos maneras: vía web o desde una aplicación oficial. Las hay para todos los gustos, gratuitas y de pago, incluso extensiones para Google Chrome. En función de tus necesidades, y del sistema operativo que uses, te irá mejor una u otra.

En cualquier caso, puedes acceder también a distancia desde una página web. Para habilitarla, tendrás que acudir a la configuración de Subsonic vía web: «Settings > Network«. La opción más sencilla es crear una dirección personalizada del estilo «http://bitelia.subsonic.org» con tu nombre.

Conclusiones

¿Vale la pena usar Subsonic? Depende. Si la música que escuchas está disponible en servicios como Spotify, Deezer o Souncloud, Subsonic no te será necesario. En caso que las canciones que tienes en tu colección son más raras de encontrar por la red, puedes optar por subirlas a Dropbox o Box. Pero si se da el caso que prefieres escuchar exactamente esos archivos y no la música que te proporcione un servidor extraño, Subsonic te da ese control. Tener tu ordenador encendido todo el día no es un gasto tan excesivo hoy en día, y con una buena conexión a Internet dispondrás de tu propio servidor personal de música que, además, puedes compartir con tus amigos y conocidos.