El nuevo teléfono de Huawei, Ascend P6, llegará al mercado (en realidad, únicamente a 19 países, aunque entre ellos está España) en una fecha todavía no determinada de julio. Además, lo hará por un precio bastante asequible: 449 euros. Eso sí, no parece que su rendimiento vaya a ser equiparable al de la trifecta Android, formada por HTC One, Galaxy S4 y Xperia Z. Así pues, ¿quién debería comprar Ascend P6?

Para decidir si merece la pena hacerse con este terminal hay que tener en cuenta cuáles son sus principales características. Para bien o para mal, destaca por su diseño, sus especificaciones y las funciones que aporta su software, tanto a nivel de interfaz como para la cámara.

¿Debería comprar Ascend P6?
Lo más destacable es, posiblemente, el diseño. El Ascend P6 es un teléfono elegante, construido con materiales nobles y con un cuerpo sobrio y, sobre todo, ligero. Su grosor es de únicamente 6,18 milímetros, lo que hace de este equipo uno de los más delgados del mercado.

A primera vista sorprende, pero tampoco tiene ese factor wow con el que sí cuenta el HTC One. Es un teléfono que apuesta por el diseño y posiblemente uno de los más bonitos del mercado. Pero no es el más bonito. Cabe destacar aquí su lateral de aluminio que parece inspirado en el del iPhone. En cualquier caso, es uno de los detalles más bellos del teléfono.

Aun así, la gran variedad de accesorios y el hecho de que haya modelos de tres colores diferentes, son puntos a favor. El modelo rosa, en concreto, podría convertirse en la próxima moda en determinados sectores (el CEO de Huawei no ocultó en la presentación que está dirigido a las mujeres), aunque personalmente me parece el más feo. Las otras dos versiones están muy por encima de lo que se puede encontrar hoy en día en el mercado.

Por otro lado, el rendimiento es, a primera vista, correcto. Su procesador de cuatro núcleos a 1,5 GHz ha sido fabricado por la propia Huawei. Responde sin problemas y parece bastante fluido, pero está por detrás de lo que ofrecen los dispositivos de gama más alta.

De todos modos, esto no quiere decir que sea malo en absoluto. De hecho, el Ascend P6 ridiculiza a otros terminales de gama media, por no hablar de los equipos de gama baja tan comunes en el mercado Android. En etos casos la experiencia de usuario es, en el mejor de los casos, mediocre. El teléfono de Huawei es muy superior y podría compararse con el Nexus 4. Probablemente el teléfono de Google fabricado por LG sea su principal rival.

¿Debería comprar Ascend P6?

Actualmente ambos dispositivos tienen el mismo problema a nivel de hardware: son buenos, pero la impresión es que envejecerán pronto y en unos meses tendrán unas especificaciones que no destacarán. Pero también es cierto que esto se puede decir de casi cualquier teléfono y que en este caso el desembolso es muy inferior, por lo que se amortiza antes.

Por último está el tema del software. Ya hemos hablado muchas veces de cómo los fabricantes tratan de diferenciar sus equipos con sus propias versiones de Android sin conseguir, en general, igualar las experiencia que proporciona el sistema operativo de Google en su forma más pura. Huawei parece haberlo entendido y su capa, Emotion UI, es bastante más sutil, con un gran widget personalizable como característica principal.

¿Debería comprar Ascend P6?
Además, se incluyen otras funciones secundarias que resultan bastante útiles, como la selección de distintos perfiles o las opciones de seguridad añadidas. Éstas permiten, por ejemplo, elegir de forma sencilla qué aplicaciones tendrán acceso a la barra de notificaciones.

Y, por supuesto, están las herramientas para la cámara, que cada vez son más comunes. En este caso se han incluido pocas, pero también es cierto que la mayoría se pueden sustituir por aplicaciones de terceros. La más útil parece la selección automática de escenas, que realza las fotografías sin complicaciones para el usuario. La función inútil que parece que deben incluir todos los teléfonos de esta generación es en este caso el ‘embellecedor’ que incluye por defecto la cámara frontal. En la práctica es poco más que un efecto de difuminado.

Por lo tanto, ¿quién debería comprar Ascend P6? La respuesta sencilla es todo aquel que quiera algo más que un Nexus 4. O, mejor dicho, quienes quieran el teléfono de Google pero busquen un rendimiento ligeramente superior, materiales de más calidad o un diseño más cuidado.

Pero tampoco hay que olvidar el precio. Por 449 euros es una opción muy interesante para quienes crean que los mejores teléfonos del mercado son demasiado caros. Y probablemente sean muchos, así que Huawei debería tenerlo muy claro a la hora de enfocar su campaña de marketing.