En los últimos meses estamos asistiendo a una nueva moda que personalmente veo ridícula, cámaras con teléfono móvil incorporado. El último ejemplo lo encontramos con el Samsung Galaxy S4 Zoom, un dispositivo que podríamos calificar de peculiar como poco, aunque no es el único, por desgracia.

cámaras con teléfono

A principios de esta semana la compañía surcoreana Samsung anunció el nuevo Samsung Galaxy S4 Zoom, oficialmente un teléfono inteligente con una cámara compacta incorporada, o bajo mi punto de vista una cámara con teléfono integrado. Este convertible, con el que la compañía quiere introducirse en nuevos huecos vacíos del mercado es algo ridículo, al menos a estas alturas del partido cuando estamos en principio ante los primeros modelos.

No digo que tener un teléfono inteligente con una cámara que tenga una calidad excelente sea malo, es más, es totalmente necesario a día de hoy, pero coger a las bravas y mezclar dos dispositivos distintos en uno no me parece de buen gusto.

Pero Samsung no es la única compañía que ha visto en la introducción de este tipo de dispositivos una oportunidad en el mercado actual. Nokia, es la otra firma que está apostando por este tipo de tecnologías, aunque de una forma más acertada estéticamente hablando. La compañía finlandesa tiene planeado presentar de forma oficial el próximo 11 de julio en un evento en Nueva York su nuevo Nokia EOS, un dispositivo del que ya hemos hablado desde hace tiempo que se caracteriza por tener una cámara de 41 megapíxeles.

En serio, ¿a alguien le parece cool lo mostrado en este video? Desde luego yo no sería una de las personas que lleve una cámara pegada a la oreja por la calle.

Más que los dispositivos actuales, que no se si tendrán éxito, lo que más miedo me da es la tendencia del mercado. No quiero ver cámaras con teléfono incorporado sino teléfonos que incorporen de forma siempre estética buenas cámaras, ejemplos de ellos tenemos varios, como el HTC One, Sony Xperia Z o Nokia Lumia 920 sin ir más lejos.

Lo reconozco, soy un usuario al que si le apetece hacer una buena fotografía no utilizo el teléfono, me llevo mi cámara que no me importa en absoluto. Mezclar dos tipos de dispositivos a la fuerza no creo que tenga éxito, que se lo digan a Microsoft con sus convertibles que no acaban de despegar. Veremos en que acaba esta moda o como evoluciona en los próximos meses.