Estos días hemos estado probando la recién estrenada red 4G de Vodafone en Madrid, una de las primeras ciudades donde se ha implantado esta nueva tecnología, siendo Vodafone la primera operadora española en ofrecerlo. Más adelante llegarán Orange y Yoigo, por ese orden, curiosamente de forma inversa a sus anuncios de red 4G. En Madrid hemos probado el 4G Vodafone con un LG Optimus G de Vodafone, ya que de momento es bastante complejo utilizar esta red con teléfonos libres. A día de hoy, hace falta un terminal propio de Vodafone, al cual mediante una actualización de software que se instala en 10 minutos es posible activarle la capacidad de usar 4G. En Celularis ya recopilamos una lista de smartphones compatibles.

Lo primero que llama la atención cuando salimos a la calle a probarlo es lo complicado que resulta encontrar cobertura 4G óptima. Y es que a día de hoy, sin la famosa banda de 800 MHz liberada, la dependencia de la distancia a los nodos es enorme. Así, en zonas que la propia Vodafone cataloga como ‘Muy buenas’ en su mapa de cobertura 4G, llegamos a velocidades de descarga inferiores incluso al 3G Dual Carrier que ofrece esta compañía. Eso sí, las velocidades de subida son prácticamente (o sin el ‘prácticamente’) simétricas, la cual es la mejor noticia. Por fin los operadores parecen comprender la esencia del consumidor actual, que ya no sólo consume contenidos, sino que también los crea. Y por tanto, necesita que la velocidad de subida de archivos sea decente. Hasta hoy, era nimia, y no por cuestión técnica, sino puramente de mercado. En concreto, del mercado de hace diez años, y al que las operadoras estaban ancladas y por tanto, desactualizadas.

Zonas

Las velocidades alcanzadas oscilan bastante, y todas en exteriores, a cielo abierto. La cobertura en interiores es nula, ya que aún se depende de la mencionada banda de 800 MHz, que será liberada el próximo mes de enero. En concreto, realizamos pruebas en diferentes áreas de Madrid. El mapa que Vodafone ha dispuesto es poco preciso, ya prácticamente todo el centro madrileño goza de cobertura ‘Muy buena’, poniendo los límites en San Blas, Ciudad Universitaria, Vallecas, La Latina y Carabanchel:

4G de Vodafone

  • Callao: Una de las zonas con mejor respuesta, llegando la velocidad máxima a 37,1 Mbps de descarga, y 23,9 Mbps de subida, en la intersección de Gran Vía con Montera. En la misma Plaza de Callao la velocidad descendió sensiblemente, aunque en uno de los resultados se aumentó la velocidad de subida hasta los 27,1 Mbps, la mayor de todas las pruebas.

  • Sol: A pesar de ser una de las zonas -si no la que más- concurridas de Madrid, los resultados fueron algo inferiores a lo esperado, por no decir bastante. Fueron de velocidades en torno a 13-14 Mbps de bajada, y de 14-16 Mbps de subida, siendo ésta última bastantes veces superior a la de bajada.

  • Tetuán: Otra de las zonas que decepcionaron por sus resultados. Aunque la calle Bravo Murillo estaba señalada por Vodafone como una de las zonas con máxima cobertura 4G, las velocidades alcanzadas en esta misma calle fueron inferiores a 10 Mbps de descarga, y de unos 15-16 Mbps de subida. Las condiciones necesarias para obtener resultados óptimos son difíciles de reunir, pero en cualquier caso, Tetuán no cumplió ni de lejos en cuanto a velocidad de descarga, especialmente.

  • Atocha: Justo frente a la estación de ADIF, en una de las zonas más ‘abiertas’ y sin edificios que puedan empeorar la cobertura 4G, velocidades de unos 17 Mbps de descarga y 13-14 de carga. Igualmente por debajo de lo esperado.

  • Retiro: Dentro de lo grande que es esta área, probamos el 4G dentro del parque, con resultados de aproximadamente 14-15 Mbps de descarga y 3-6 Mbps de carga.

  • Gran Vía: Esta extensa calle madrileña nos ofreció el mejor resultado único, en el cruce con San Bernardo. 55,3 Mbps de descarga y 25,9 Mbps de subida. Otros resultados ya bajaron hasta los 41-45 Mbps / 22-24 Mbps. Al seguir bajando hacia Plaza de España y la calle Ferraz, la velocidad descendía considerablemente hasta llegar a los 10-12 Mbps / 11-14 Mbps.

  • Chamartín: Otra de las zonas que no llegan a las expectativas más bajas. Se presuponía que una zona marcada como ‘muy buena’ sin estar tan saturada de personas como otras más céntricas, deberían haber dejado un resultado algo mejor. Las velocidades alcanzadas, por debajo de lo esperado.

Experiencia de uso y conclusiones

Lo que más ganas teníamos de probar estaba claro: ver vídeos en HD y comprobar qué tal respondía el streaming. Así lo hicimos con nuestro análisis del Samsung Galaxy S4 a 1080p. El resultado, vídeo cargado en 14 segundos. Recordemos que es un vídeo Full HD de 4:32 minutos de duración. Esta carga (que no ‘subida’) tuvo lugar en Gran Vía, a la altura de San Bernardo, donde obtuvimos los mejores resultados en cuanto a velocidad de descarga. La subida de un vídeo Full HD también era algo que queríamos probar.

4G de Vodafone

Un vídeo Full HD con un peso de 89 Mbps, fue subido en 44 segundos. La navegación por la web sigue sin ser tan instantánea como soñamos, lo cual responde más a los procesos técnicos del navegador que a la velocidad de navegación. La latencia oscila entre los 25 y los 50 ms, siendo 40-45 el número más repetido. En las zonas con una cobertura más pobre, aumenta hasta los 70-85 ms, llegando a 115 ms en algún caso puntual, pero en ningún caso representativo.

Estas primeras pruebas nos dejan dos conclusiones: por un lado, la alta dependencia de la liberalización de la banda de 800 MHz, con la cual la experiencia mejorará seguro. Por otro, la ‘escasez’ de nodos dispuestos, por otra parte comprensible. Para Vodafone -como para cualquier otra operadora-, no es rentable una inversión tan fuerte cuando la implantación aún está en pañales para los usuarios, y en unos meses se conseguirá implantar del todo, o al menos se continiuará expandiendo. ¿Es el 4G de Vodafone un producto completo? No. ¿Es un drama que no lo sea todavía? Tampoco. Pensemos en la implantación del 3G hace unos años. Hoy la telefonía móvil es mucho más relevante y los plazos han de agilizarse, pero es totalmente normal que hasta enero de 2014 (y a partir de entonces, veremos) las operadoras vayan haciendo crecer a este ritmo el 4G.