Durante el pasado Sherpa Summit 2013 celebrado en el norte de España, tuvimos la oportunidad de escuchar a una de las mujeres más influyentes del mundo según la revista TIME, Mitchel Baker, presidente de Mozilla. En su sesión, Baker planteó una interesante idea, la batalla web vs aplicación está cada vez más equilibrada debido al potencial del HTML5, por lo tanto, ¿es una web rica mejor que una buena aplicación?

web vs aplicación

Tras el boom de la tecnología hace décadas cuando creíamos que podríamos hacer todo lo que quisiéramos de forma fácil, llegó una gran depresión que nos enseñó que no era oro todo lo que relucía. La llegada del HTML5 supuso una nueva esperanza para los desarrolladores que podrían crear contenido web rico haciendo que la tecnología volviera a crecer.

Las ventajas principales de una web con HTML5 frente a cualquier aplicación es que independientemente del dispositivo o sistema operativo, la web corre en todos los sitios como lo lleva haciendo desde hace 20 años. Aporta una gran flexibilidad, ya que los desarrolladores pueden crear cualquier aplicación de escritorio pasándola al mundo de los teléfonos inteligentes de forma muy fácil.

El problema que los usuarios se encontraban en el pasado con los navegadores móviles era su rigidez, la web no fluía como debía. En la actualidad, en un mundo en el que vivimos detrás de las pantallas de nuestros teléfonos como si fuéramos zombies, los navegadores móviles han evolucionado y podemos interactuar con la web de una forma más rica.

La idea que nos expresó Guillermo López, voluntario de Mozilla, durante su sesión era bastante interesante:

Buscadores como Google o Bing no muestran los resultados de aplicaciones sino de páginas webs que ordenadas por los rankings aparecen más arriba o abajo de nuestras pantallas. Esto no es más que un símil de lo que vemos en cualquier tienda de aplicaciones actual.

Este joven voluntario del gigante Mozilla nos puso sobre la mesa otro buen ejemplo del poder de la web frente al de las aplicaciones:

Mark Zuckerberg dijo en su momento que el HTML5 había nacido ya muerto. En Facebook apostaron fuertemente por buscar alternativas a sus aplicaciones actuales descuidando la web, siendo este un gran error. Los chicos de Sencha demostraron que utilizando HTML5 podían crear experiencias mucho mejores que las de la propia Facebook, de ahí el éxito del popular Fastbook.

web vs aplicación

Si tienes una web rica como plataforma nativa para tu empresa, ¿para que perder tiempo desarrollando una aplicación diferente para cada sistema operativo? Esta es sin duda la teoría fundamental de la que parte Firefox OS.

El sistema operativo de Mozilla está enfocado en los mercados emergentes como Latinoamérica precisamente porque en estos mercados se están introduciendo los teléfonos inteligentes relativamente desde hace poco tiempo, los consumidores de estos países no habían accedido a internet con sus teléfonos tradicionales de una forma rica y Firefox OS les permitirá entrar en la web por primera vez de esta forma.

Durante la presentación de Firefox OS en el pasado MWC 2013, Mozilla anunció que grandes compañías como MTV o Twitter tendrían sus aplicaciones listas para el lanzamiento del nuevo sistema operativo dejando con esta muestra de apoyo estupefactos a los consumidores. ¿El secreto? Desde Mozilla no lo tomaban como una gran novedad, ellos sabían perfectamente que las grandes marcas podrían tener listas sus aplicaciones para el lanzamiento de Firefox OS precisamente porque utilizaban el poder de la web, no tenían que crear nada nuevo, ya la tenían todo listo desde que crearon sus plataformas.

Las webs cada vez están siendo más ricas, dinámicas y fluidas, los nuevos lenguajes de programación permiten a los desarrolladores ser más flexibles en sus creaciones web, ¿qué necesidad hay de instalar una aplicación cuando podemos acceder a una web rica en contenido? La batalla acaba de empezar.