Si bien Alcatel sigue viva fabricando smartphones con Android, nunca consiguió cuotas de mercado tan altas como en su época dorada: la época del Alcatel One Touch Easy. En un 1998 efervescente, en el que el mundo de la telefonía móvil vivía una eclosión y se masificaba rapidamente, Alcatel supo dar en el clavo con un teléfono que muchos tuvimos en su día y que todos recordamos. El Alcatel One Touch Easy era el móvil por excelencia. No era el mejor y todos lo sabíamos, como sabíamos que se convertiría en el móvil de una generación, el de la gente joven que tenía por primera vez un aparato con el que llamar y enviar mensajes.

Curioso que una empresa como Alcatel, con más de 100 años de experiencia en las telecomunicaciones, sea recordada por el Alcatel One Touch Easy por la mayoría de nosotros. La empresa francesa fue fundada en 1898 y si alguien nos pregunta por Alcatel, seguro que la imagen que nos viene a la cabeza a todos es esta:

Alcatel One Touch Easy
Alcatel One Touch Easy db: Fueron muchos los modelos One Touch Easy que se distribuyeron

Especificaciones técnicas

El triunfo del Alcatel One Touch Easy es el triunfo de la mediocridad. No era un producto revolucionario, no hacía nada que no hiciera la competencia, tenía una pantalla de dos líneas que nada tiene que ver con productos de Alcatel en la actualidad y estéticamente no era demasiado bonito. Era atrevido, eso sí, y fresco pero era muy grande: 133 x 54 x 25 milímetros y 160 gramos de Alcatel en estado puro.

Más que bondades, el One Touch Easy tenía carencias y muchas. Evidentemente no montaba cámara alguna (estamos en el año 1998) y no tenía memoria interna para almacenar contactos, sólo disponiendo del espacio que nos permitiera nuestra tarjeta SIM. En el histórico de llamadas del Alcatel One Touch Easy sólo se guardaban las últimas 5 llamadas entrantes, las 5 salientes y otras 5 llamadas perdidas así que si por casualidad habías estado despistado durante un tiempo de tu Alcatel One Touch Easy y tenías muchas perdidas no ibas a saber de quién habían sido.

Alcatel One Touch Easy
Pero todas estas carencias del Alcatel One Touch Easy se suplían con una de sus bondades más aclamada. Si te quedabas sin batería en la calle y no tenías dónde cargar tu terminal o no llevabas tu cargador, podías comprar cuatro pilas AAA y volvías a tener autonomía como por arte de magia. Sí, has leído bien, pilas alcalinas normales y corrientes que podían hacer de batería en caso de que tu Alcatel One Touch Easy te dejara tirado. Triunfazo para suplir la pobre batería que llevaba de serie este teléfono, de 580 mAh.

Muchos colores, robusto y resistente

El Alcatel One Touch Easy entraba por los ojos de todo adolescente. De hecho, la recién resucitada compañía de telefonía en España, Amena, que por aquel entonces acababa de nacer, lo anunciaba a bombo y platillo como el móvil que venía a revolucionar las comunicaciones entre los más jóvenes. Como he dicho antes, el Alcatel One Touch Easy no era especialmente bonito pero estaba disponible en muchos colores y muy atrevidos y chillones todos ellos. Además era muy robusto y duradero: tenía unas bandas de goma que lo protegían y aún estando construído de plástico, los chicos de Alcatel se las ingeniaron para que el teléfono diera la sensación de llevar una carcasa todoterreno integrada.

Además el Alcatel One Touch Easy era muy fácil de usar. Cierto es que también tenía muy pocas funciones pero el teclado alfanumérico y los cuatro botones de control hacían que moverse por su menú y escribir mensajes de texto fuera fácil e intuitivo, amén de bastante rápido, teniendo en cuenta que por aquella época la versatilidad a la que estamos acostumbrados ahora era una auténtica utopía.

Años gloriosos para Alcatel con su gama Alcatel One Touch Easy y todos los One Touch. Una empresa que todavía hoy trata de sobrevivir en un mercado que parece no querer dejarle lugar pese a productos tan distintos al One Touch Easy como el One Touch Idol Ultra.