Pagar a Microsoft por usar Android, suena raro pero es así; sí, a Microsoft, no a Google. Microsoft tiene una potente cartera de patentes en tecnologías incluidas en Android que ha obligado a muchos fabricantes a pagar por el uso de esas patentes en sus productos aunque el sistema operativo pertenezca a otro gigante, Google.

Foxconn es el último fabricante en claudicar ante la maquinaria legal de Microsoft y llegar a un acuerdo para licenciar el uso de las patentes de Microsoft incluidas en todos los productos Android y Chrome OS fabricados por el gigante asiático. Foxconn se une así a una larga lista de fabricantes que decidieron pagar a Microsoft por usar Android entre los que se incluyen pesos pesados del sector móvil como HTC, LG o Samsung.

La importancia del acuerdo con Foxconn es vital: Foxconn es uno de los mayores fabricantes de aparatos electrónicos con una producción que alcanza al 40% de los dispositivos fabricados a nivel mundial. En las fábricas de Foxconn se fabrican algunos de los dispositivos más utilizados como los iPhone e iPad de Apple o los Kindle de Amazon, por lo que la repercusión de este acuerdo para las arcas de Microsoft es bastante importante.

La estrategia de Microsoft de exigir royalties a los fabricantes que utilizan Android en sus productos está resultando un éxito rotundo. Constituye una importante fuente de ingresos extra por un producto que no está desarrollado por la compañía. Sin embargo, este dinero producido por Android sí que le sirve a los de Redmond para financiar el desarrollo y la expansión de Windows Phone.

Pocos fabricantes quedan que se hayan negado a pagar a Microsoft por usar Android siendo el más importante Motorola, caso lógico ya que la compañía es propiedad de Google y cuenta con todo el arsenal de los de Mountain View para defenderse en los tribunales.