Me encanta la música. En muchas ocasiones os he hablado de programas para sacar todo el partido de la misma o incluso para descubrir nuevas bandas que nos hagan disfrutar, aunque para ello, si lo hacemos desde un ordenador, necesitamos un sistema que esté a la altura de las expectativas. Puede que vuestra instalación Windows sea lo suficientemente antigua como para no reproducir bien del todo el audio, o que tengáis servicios y aplicaciones que estén entorpeciendo al sistema en este comentido. Leyendo ghacks me encuentro con Fidelizer, una aplicación que nos ayuda con este cometido y que de hecho permite optimizar el audio de Windows.

Fidelizer

Fidelizer viene de la mano de Windows X Live, una página dedicada al mantenimiento y apariencia de Microsoft Windows, y aunque en este caso no estemos hablando de apariencia física, si que hablamos del aspecto audiófilo del mismo. Desde hace tiempo Windows ha incluido los drivers necesarios para la reproducción de sonido, o ha dado soporte a controladores de tercero para hacer realidad uno de los usos principales hoy en día. Efectos de sonido pero sobre todo música son disfrutados diariamente por millones de personas que al llegar a sus casas encienden el equipo de sonido y ponen sus temas favoritos, y ese equipo de sonido cuenta hoy en día con un ordenador en muchos de los casos, seguramente con Windows.

Fidelizer nos permite mejorar la salida de audio por defecto cambiando las siguientes opciones y características:

  • Optimizar los recursos de audio
  • Permitir optimizaciones multiprocesador
  • Priorizar el audio del sistema y de red
  • Parar servicios no necesarios, priorizando los de audio

La aplicación funciona en las últimas versiones del sistema de Microsoft, desde Windows XP a Vista, Windows 7 y Windows 8, y se trata de una muy buena opción de cara no a ajustar el tono, algo que podemos hacer con el ecualizador del fabricante de nuestra tarjeta de sonido (sea integrada o no) y con otras utilidades, sino sobre todo para evitar las ralentizaciones y cortes derivadas del consumo de recursos por parte de otras aplicaciones y servicios.

Por cierto, tal vez queráis echarle un vistazo también a vuestro equipo de sonido. Si contáis con un par de altavoces de ordenador poco hay que hacer, pero tal vez también tengáis un subwoofer, y es aquí donde ajustar el volumen de graves puede ayudar considerablemente. Si disponéis de un amplificador o receptor, la cosa cambia completamente, y aunque Fidelizer os ayudará a optimizar el audio de Windows, lo normal es que queráis también dejar el audio de vuestra fuente de sonido a vuestro gusto, algo que depende del fabricante y por supuesto de vosotros mismos. Y es que para gustos los colores, que traducido al mundo del audio sería algo así como para gustos las diferentes tonalidades y niveles.