No le tembló el pulso a Apple a la hora de llevar ante los tribunales a uno de sus principales proveedores de componentes ante lo que ellos consideraban un abuso de sus patentes y su propiedad intelectual. Sin embargo las tensas relaciones obligan a los de Cupertino a buscar proveedores alternativos para obtener componentes para sus dispositivos móviles. Uno de los componentes que podría cambiar de fabricante sería el futuro procesador A7.

Aunque Apple ha diseñado en el pasado sus chips A4 y A5 basándolos en arquitectura ARM ha sido Samsung el encargado de fabricarlos a gran escala. Debido al secretismo que rodea a la compañía no sabemos a ciencia cierta si Apple presentará un nuevo chip, un procesador A7, para la próxima versión del iPhone. No obstante llegan rumores desde Asia que indican que no solo Apple utilizará un procesador A7 en el próximo iPhone sino que, además, encargará la fabricación a TSMC.

Según estas informaciones ya habría comenzado la ampliación de las factorías donde TSMC fabricará el futuro procesador A7 a 20nm y la primera tanda comenzaría a fabricarse entre los meses de mayo y junio, a tiempo para una presentación formal de los nuevos productos que hagan uso de este nuevo procesador A7 durante el último trimestre del año.

No es la primera vez que surgen rumores sobre la posibilidad de que Apple cambie de fabricante para sus chips. Las malas relaciones con Samsung a raíz de sus disputas legales han propiciado todo tipo de informaciones y se han barajado a compañías como Intel o la propia TSMC como futuros fabricantes de los chips para iPhone e iPad. TSMC ha sonado con fuerza ya en el pasado como posible sustituta de Samsung a la hora fabricar los chips para Apple pero nunca se ha llegado a materializar el cambio.