Nikon ha renovado uno de los objetivos más veteranos de su catálogo, con 13 años a sus espaldas, que había sido de hecho el primero de la casa con estabilizador óptico. El nuevo Nikkor 80-400mm f/4.5-5.6G ED AF-S VR tiene la misma focal y luminosidad, pero añade motor de enfoque (mejora imprescindible para un objetivo que tenía fama de ser el más lento de enfoque de Nikon), actualiza el estabilizador y mejora brutalmente el rendimiento óptico, especialmente en su extremo más largo -aquel en que sin duda más se fijarán sus compradores-.

Nikkor 80-400 con collar

La velocidad de enfoque era el principal talón de Aquiles de la anterior versión. Estaba claramente superado por los objetivos de la competencia, incluso por los de terceras marcas. Para un uso aceptable era necesario un cuerpo con un motor de enfoque potente. Además sin ser malo a 400 mm tampoco era excelente. Con lo cual muchos clientes que necesitaban un rango focal largo sin poder permitirse un gran desembolso acababan recurriendo a otras marcas.

Nikkor 80-400 esquema
El motor ultrasónico del nuevo Nikkor 80-400 viene a solucionar el problema. Además, combinado con la capacidad de muchas de las nuevas réflex Nikon de enfocar hasta f/8 (oficialmente las D7100, D600, D800 y D4) permitirá emplear los multiplicadores TC14 de la marca para llegar a los 560mm con AF operativo. También permite la corrección manual del enfoque automático.

Hasta aquí, junto la actualización del nuevo VRIII con sus 4 pasos estrenado en el Nikkor 70-200 mm f/4 G ED AF-S VR, lo deseable y esperado. Lo sorprendente -positivamente- es el sobresaliente rendimiento óptico que anuncian las gráficas MTF sobre todo en el extremo más tele. Especialmente importante en este objetivo ya que Nikon, al contrario que Canon, no dispone de un 400mm f/5.6 fijo como alternativa. Aquí el complejo nuevo esquema óptico, con 20 elementos en 12 grupos, las 4 lentes de cristal ED y un elemento Super ED se revelan muy eficientes. Incorpora además recubrimiento de nanocristales para reducir la caída de contraste en situaciones de luz complejas.

Nikkor 80-400 MTF

El incremento de 200 gramos en el peso, para un total de 1570 gramos -con el collar de trípode desmontable incluido-, es una contrapartida aceptable. El precio ya es otro cantar, al dejar Nikon el precio de salida anunciado para este Nikkor 80-400 en 2695$, un poco más del doble que el anterior. Si bien aún queda lejos de, por ejemplo, el Nikkor 200-400 f/4, deja de ser una alternativa asequible y es mucho más caro que los rivales de la competencia, que habrá respirado aliviada al ver el precio.