Cuando alguien tan importante en el mundo de la tecnología como Eric Schmidt habla de la competencia, la blogosfera contiene el aliento a la espera de recibir una buena ración de polémica en bandeja. Y así ha sido: durante el evento Google Big Tent en India, el presidente ejecutivo de Google ha confesado ser usuario asiduo de los productos de la compañía canadiense. Eric Schmidt utiliza Blackberry porque le gusta el teclado, reconocía ayer uno de los peces gordos del sistema operativo móvil más extendido en el planeta.

Afortunadamente, que Eric Schmidt utiliza Blackberry no fue la única sorpresa de su ponencia. El presidente ejecutivo de Google también halagó compañías como Apple o Amazon, siempre, evidentemente, protegiéndose la esplada y destacando las bondades de la gama Nexus y los dispositivos con Android. Schmidt dedicó elogios especialmente a la compañía de la manzana, señalándolos como el verdadero competidor directo del sistema operativo de Google. Pero los elogios de Schimdt hacia Apple no terminaron ahí, definiendo a la compañía de Cupertino como una gran innovadora tecnológica capaz de crear productos tremendos.

Así pues, Eric Schmidt utiliza Blackberry y si le dieran a elegir entre un iPad y un iPad mini se quedaría con el hermano mayor, destacando la comodidad de trabajar con una pantalla grande. Aunque evidentemente, preferiría una Nexus 10, una tablet que, según el presidente ejecutivo de los de Mountain View, cuenta con más aplicaciones y es más segura.

Respecto a Amazon, si bien alabó su capacidad de adaptarse al mercado, Eric Schmidt señaló que prefiere los productos de Blackberry y que la compañía canadiense está verdaderamente en el camino adecuado. Sería un error, no obstante, creer que el hecho de que Eric Schmidt utiliza Blackberry y alabe las cualidades de un teclado físico es una pista sobre futuros X Phone con teclados físicos. Si algo caracteriza a los de Mountain View es su capacidad de innovar y no volver atrás. Prueba de ello ha sido la reciente noticia sobre el cierre de Google Reader, servicio que el propio Schmidt halagó pero que sentenció alegando que la compañía tiene prioridades que atender.