Los dispositivos con iOS y Android pondrán fin a la hegemonía de Blackberry en el Pentágono. El departamento de defensa de Estados Unidos pretende abrir sus redes de comunicación a las dos plataformas en febrero de 2014. Con esta decisión, el Pentágono apuesta por dar más flexibilidad a sus empleados, pudiendo implementar dispositivos con iOS y Android también en su flujo de trabajo.

Sin duda alguna, tanto Apple como Google celebrarán el aperturismo del Pentágono y lo utilizarán para defender la seguridad de sus sistemas operativos. Del mismo modo, Blackberry se queda sin uno de los argumentos más utilizados para defender su sistema operativo justo un mes de lanzar su nuevo dispositivo, el Blackberry Z10, en EEUU.

Actualmente, el Pentágono tiene más de 600.000 dispositivos móviles, entre smartphones y tablets, la mayoría de los cuales -470.000- firmados por la compañía canadiense, mientras que los restantes están repartidos entre dispositivos con iOS y Android. La razón principal por la cual Blackberry gana en presencia de manera tan aplastante es sin lugar a dudas por el apoyo del Pentágono a la marca canadiense, siendo los dispositivos de ésta los únicos en poder acceder a las redes de seguridad del departamento de defensa.

La noticia no es sorpresa, teniendo en cuenta que las fuerzas aéreas del país norteamericano gastaron $9.36 millones de su presupuesto en adquirir 18.000 iPads 2 el pasado año. Además, la implementación de dispositivos con iOS y Android se lleva probando en el Pentágono desde bastante tiempo y, pese a que cambiará la arquitectura móvil del servicio de defensa, presentará, según fuentes del propio Pentágono, beneficios para los trabajadores, quienes podrán seleccionar libremente con qué sistema prefieren trabajar. La agencia de sistemas de la información para la defensa planea seleccionar una empresa a principios de verano para desarrollar la arquitectura que controlará los dispositivos móviles y distribuirá las aplicaciones dedicadas.