Innovar sobre lo simple es bastante difícil. ¿Qué se le puede agregar de nuevo a un trípode? Son tres simples patas rígidas que sostienen un dispositivo. Aun así, hace ya unos años Joby presentó el GorillaPod, un trípode común y corriente pero de patas flexibles. Tener la posibilidad de moldear el soporte abría una nueva puerta a miles de posibilidades y habían partido del simple e imposible de innovar trípode. ¿Se puede seguir agregando funcionalidades a este dispositivo? Aparentemente si con CineVise, un trípode tipo gorila y pinzas en sus patas.

Cinevise

La premisa es la misma: patas flexibles, rosca universal. Pero en vez de tener patas comunes, aloja unas potentes pinzas de rosca que permiten aferrarse a casi cualquier cosa, claro está, que no exceda el tamaño de su apertura. Esto es una gran idea pero a la vez un problema en potencia. Puede ser muy útil para colocarlo en situaciones donde otros trípodes no podrían hacer el trabajo, pero a la vez seguramente no tengan el mismo agarre que un GorillaPod original en superficies resbalosas. Los trípodes de Joby tienen en sus patas un material antideslizante que permiten balancearse en lugares donde el peso no puede estar distribuido equitativamente. Por suerte los CineVise también incorporan este tipo de patas, ya que sus pinzas son desmontables.

Por otro lado, los Cinevise utilizan el tornillo universal 1/4-20, está fabricado en aleación de aluminio y soportan un peso de hasta 5 kilogramos, bastante superior al peso normal de una réflex más lente prime.

Su precio es algo desalentador: $295 dólares. Tal vez su desopilante comercial te haga desembolsar semejante cantidad de dinero.