La FujiFilm XF1 es una cámara compacta de la muy prestigiosa serie X de Fuji. Es la hermana pequeña y parece que está orientada a las mujeres. Es lo único que me sorprende de esta pequeña maravilla, pues no sabía que la fotografía entendía de sexo. Yo, sin embargo, me he sentido muy a gusto con una cámara que se puede llevar a todos lugares y en todas partes.

Fuji XF1

Características técnicas

La FujiFilm XF1 lleva el mismo sensor que la estupenda FujiFilm X10. Un EXR CMOS de 2/3 de pulgada y 12 Mp. Además viene equipado con un objetivo Fujinon zoom de cuatro aumentos, equivalente a un 25-100 mm, y con una interesante luminosidad de 1,8-4,9. Además tiene un sistema de estabilización.

1-480 f9 ISO100

La pantalla es de 3 pulgadas y como ya es obligatorio, graba vídeo en alta definición en formato H.264. Podría llegar a decirse que es una FujiFilm X10 más pequeña y un poco más elegante, gracias al cuero sintético (hay varios colores para elegir) que recubre el cuerpo y el aluminio del cuerpo. Es un cuerpo muy bien acabado con la única tara de la trampilla para la batería y la tarjeta SD. Nunca me cansaré de quejarme por este olvido en todas las marcas y modelos.

Manejo de la cámara

Todos aquellos que hayan tenido un Fuji de la serie X en las manos verán que se utiliza igual que sus hermanas mayores. Esta gama lleva poco tiempo en el mercado pero su sencillez de manejo es proverbial y algún grande debería mirar a este lado parta mejorar sus cámaras. Pero he de reconocer que me ha costado activar la posibilidad de grabar en formato RAW, pues dicha posibilidad estaba perdida por los menús, en vez de estar en la opción Calidad imagen, que creo que es su espacio lógico.

1-420 f5,6 ISO 100

La elegancia de su cuerpo viene de la particularidad de su objetivo. Tiene tres posiciones: guardado, en posición y disparo. Es dar un paso más en la filosofía de la exitosa X10. La convierte en una auténtica cámara de bolsillo, como la Canon Powershot S110, por ejemplo. Cuesta acostumbrarse a los giros que hay que dar para cada una de las posiciones, pero al final es un acto reflejo (en una semana de uso).

tres posiciones XF1

Tiene todos los controles manuales que un usuario avanzado puede desear, con una clásica rueda PSAM de exposiciones y una serie de ruedas y botones que hacen que su uso sea muy sencillo, pues vuelve a los tiempos pasados, cuando no hacía falta meterse en mil menús y opciones para encontrar algo. Si quiero compensar, doy al botón, si quiero cambiar el diafragma juego con la rueda sin fin; y si necesito una determinada distancia focal, giro el objetivo y listo. Todo está accesible porque ha vuelto al pasado, que algunas veces (sólo algunas) es lo que mejor funciona. La información en pantalla es configurable.

El flash, en un cuerpo tan pequeño, es puramente testimonial, y hace su función de flash de relleno. Pero mucho me temo que los más modernos del lugar llevarán esta cámara a los conciertos y cuando estén en la última fila dispararán el flash para conseguir que la calva del señor que tengan delante brille. Algunas veces comprendes a las cámaras que llevan el flash como accesorio para poder tener más potencia.

Flash XF1

La función de vídeo, inevitable a estas alturas si quieren vender, consigue unos buenos archivos en alta definición con la ventaja de poder jugar con el zoom, para obtener el look de las películas de los años setenta. Por supuesto, tiene un botón rojo de grabación de acceso directo.

Calidad de imagen

La FujiFilm XF1 consigue unos resultados espectaculares gracias a su sensor. Tiene un rango ISO 100-3200 (ampliable hasta 6400). Con ISO bajo la calidad está acorde con los tiempos que corren. La cámara la podemos utilizar sin miedo al ruido hasta 800 ISO, si somos un poco críticos. Pero si sólo queremos tener el recuerdo y la calidad no nos importa, podemos subir hasta los 1600 ISO sin miedo.

1600 ISO

Uno de los aspectos más cómodos es la opción de elegir el rango ISO con el que queremos trabajar. Es decir, puedo decir a la cámara que trabaje sólo con una rango de 100 a 400 ISO y que elija la sensibilidad necesaria en cada momento. Es una manera muy rápida de trabajar y de asegurarse que la fotografía no va a salir trepidada. Y evitamos el ISO que no nos guste.

1-140 f4,9 ISO 400

El gran problema es el objetivo que tiene una gran distorsión óptica en la posición angular y la poca definición en las esquinas. Pero nada que no pueda solucionar el software, pensarán los directivos de la marca. Una pena, pero ese es el coste si queremos una buena cámara a un precio lógico.

Conclusiones

7,5/10

Es una cámara ideal para el día a día, para aquellos fotógrafos que no quieren llevar encima todos los días la réflex. Pero para muchos aficionados, puede funcionar como cámara única. Su enemigo a batir son los teléfonos móviles, pero la calidad de imagen que obtiene, el formato RAW y su inmejorable aspecto son sus principales bazas para salir victoriosa de la batalla. Sobre todo su acabado. Entra por los ojos.

_MG_3732

Ahora la gran pregunta: ¿Y entre este modelo y la X10 que todavía podemos encontrar en el mercado, cuál compramos? El interior es el mismo. La diferencia es el cuerpo y sobre todo el objetivo, donde la balanza se inclina claramente hacia la X10. La FujiFilm XF1 es la más pequeña de la saga, y la que menos pretensiones tiene, pero su atractivo aspecto, su precio y su aura de prestigio la convierte en una buena apuesta para aquellos que sólo quieren sacar bien sus recuerdos. Y os aseguro que no es sólo para mujeres, aunque la publicidad se encargue de señalarlo continuamente.