Como ya es sábado, muy lluvioso en este caso, toca ALTFoto edita tu foto. la sección donde analizo las fotografías que enviáis para hacerles una crítica hoy y revelarlas el domingo. Todos los lectores podéis participar mandando vuestras imágenes por correo electrónico si no pesan más de 20 Mb o por servicios similares a DROPBOX. Ahora es el turno de Leo Sánchez. Veamos su foto y que nos dice:

foto original

Hola que tal, mi nombre es Leo Sánchez, soy de Chihuahua México, la fotografía que te mando es de un amanecer en la punta de un cerro que esta en mi colonia, todas las mañanas lo subo y me encanta ver el amanecer desde ahí, esta fotografía la tome con una cámara Samsung WB150 en modo manual, f/4.5 y exposición 1/350s con un ISO 80, la puse en un tripie de esos pequeños y lo acomode encima de una piedra, la verdad me encantaron los colores que capturó, pero siento que se puede mejorar. Saludos y Gracias.

Lo primero es darte las gracias por participar y enviar una fotografía autobiográfica. Muchos fotógrafos trabajan así, documentando su día a día para que todos tengamos la posibilidad de conocerlo, o mejor dicho, sepamos de la parte de su vida que nos quiere enseñar. Lo más curioso de estos fotógrafos autobiográficos es que siempre muestran su lado oscuro. Creo que nunca he visto en la obra de Diane Arbus o García Alix un amanecer como este. Ahora vamos a ver qué podemos hacer para que la fotografía llame más la atención.

  • La idea es buena. El sol a la izquierda, el protagonista que es el autor a la izquierda y al fondo la ciudad y las montañas iluminadas por la luz única del amanecer. La cámara está colocada en un trípode, y aunque parece que la imagen está inclinada, el rascacielos delata que está perfectamente nivelada. La imagen rezuma tranquilidad y sosiego y el hecho de que el personaje esté escuchando música en ese momento confirma las sensaciones. Algún día escribiré un artículo sobre la importancia de la música en la fotografía.

  • El color le gusta mucho al autor y creo que a todo el mundo que disfrute de la fotografía. La luz que vemos es una de las más limpias que podemos plasmar a lo largo de un día, sobre todo en un lugar tan despejado como el que podemos ver. El tono dorado que toman los perfiles de las piedras y de la figura humana son perfectos. Y el azul de cielo degradado en el horizonte es de libro… Incluso la camiseta amarilla que asoma debajo de la sudadera parece que está puesta con toda la intención. ¿Pero qué es lo que falla?

  • Cuando se saca una fotografía de estas características queremos que todo tenga su sentido y cobre su verdadero sentido en los ojos del espectador. Pero aquí tenemos un gran problema que desestabiliza el resultado final. El sol está quemado. Muy quemado. Demasiado quemado. Excesivamente quemado. Se ha convertido en una luz donde la vista se ve arrastrada irremediablemente. Más que el astro rey parece una explosión nuclear y esa sensación rompe con toda la tranquilidad que se pretendía trasmitir. Es un problema de exposición, del formato elegido (jpeg), y por supuesto, del rango dinámico que es capaz de registrar una cámara digital compacta hoy en día.

  • La solución es muy sencilla y mejoraría la foto en general. La próxima vez el autor tendrá que tapar el sol con su cuerpo, que se verá rodeado de un aura que le hará destacar por encima de todo. Para solucionar la composición se podría situar el rascacielos a la derecha de la imagen. Por último, situaría la cámara en un punto más cercano para evitar el primer plano de las piedras, o colocaría la cámara en un trípode más alto, para dar mayor presencia al cielo.

  • La fotografía la revelaré con Adobe Lightroom 4 y sufrirá un reencuadre salvaje, con el fin de eliminar el amanecer incendiado que lamentablemente rompe la imagen. La mejor solución será repetir el disparo, pues parece que Leo Sánchez va a ese lugar con frecuencia, pero voy a intentar recuperar lo que tengo entre manos.

Y a los demás os animo de nuevo a participar para aprender de nuestros errores y aciertos. Mañana veremos el resultado final.