El estándar de comunicaciones de alta velocidad LTE ha comenzado su implantación en varios países y son cada vez más los que cuentan con planes de desarrollo. En países como España ya llevan cierto tiempo de pruebas en algunas regiones muy localizadas. Por suerte, LTE no solo implica comunicaciones más rápidas, sino que también las llamadas de voz se verán beneficiadas de la nueva tecnología VoLTE.

¿Qué es VoLTE?

VoLTE, o voz sobre LTE, es un nuevo estándar de comunicaciones que permite realizar y recibir llamadas a través de una conexión de datos sobre tecnología LTE. La necesidad de contar con el servicio VoLTE viene dado por la propia idiosincracia del estándar LTE.

Al contrario que GSM o CDMA, estándares que estaban diseñados desde el principio para transmisión de llamadas de voz y a los que se le añadió datos posteriormente, LTE está diseñado desde el principio como un estándar de trasmisión exclusivamente de datos, no de llamadas de voz al uso. Para poder realizar llamadas sera pues, necesario, implementar un método que permita convertir las llamadas de voz tal y como las conocemos ahora. Es ahí donde entra en escena VoLTE.

¿Qué ventajas aporta VoLTE sobre otros estándares?

Tenemos entre nosotros varios estándares veteranos que, hasta la fecha, han cumplido a la perfección con nuestras necesidad de comunicación. ¿Qué ventajas aporta VoLTE con respecto a ellos para que sea interesante su implantación?

Principalmente, calidad de sonido. Al ser VoLTE una tecnología que transferirá llamadas de voz a través de una conexión de datos de alta velocidad las operadoras pueden decidir, dependiendo del estado de sus redes, a que calidad se transmite la llamada. Al disponer de mucho más ancho de banda la tecnología permite perfectamente la realización de videollamadas o de llamadas de voz con calidad CD.

VoLTE pone también en manos de las operadoras las herramientas necesarias para competir contra servicios de VoIP de terceros como Skype. La idea es la misma, pero con una importante diferencia: es la operadora la que controla la red por la que van los datos de VoLTE mientras que las aplicaciones de terceros dependen precisamente de unas infraestructuras que quedan fuera de su control.

¿Dejaré entonces de pagar las llamadas por minutos?

Tenemos claro que las llamadas a través de VoLTE no son exactamente llamadas de voz tradicionales. ¿Quiere esto decir que empezaré a pagar por volumen de datos consumido en vez de por minutos?

La respuesta es: depende. Aquí será cada operadora la que tendrá la potestad de decidir como cobrará a sus clientes por la realización de llamadas a través de VoLTE. Sin embargo se abre un panorama bastante interesante y hay grandes posibilidades de que se ofrezcan planes todo en uno verdaderamente interesantes.

Las llamadas a través de VoLTE no dejan de ser tratadas como conexiones de datos exactamente igual que una llamada de Skype o una sesión de Facetime, así que las operadoras más agresivas podrían poner en marcha planes de datos ilimitados que incluyan todas las llamadas con la posibilidad de compartirlo entre varios dispositivos. Sin embargo las operadoras más conservadoras pueden seguir poniendo límites de minutos llevando un historial de consumo.

Técnicamente, nada les impide a las operadoras seguir tarificando por minutos como hasta ahora, aunque la expansión de la VoIP a dispositivos móviles se lo hace cada vez más difícil. Es un poco un caso análogo a lo ocurrido con los SMS; mientras no ha habido competencia se han cobrado a precio de oro. Ahora que existen aplicaciones como Whatsapp, que no solo nos permite comunicarnos igual que con SMS sino que además lo mejora a todas luces y de manera gratuita, las operadoras suelen regalar los SMS en muchos de sus planes.

Con VoLTE puede acabar pasando igual. Si los servicios de VoIP se siguen extendiendo y haciéndose cada vez más populares no les quedará más remedio a las operadoras que mejorar sus planes de voz, y VoLTE es el aliado ideal para ello.

¿Qué ocurre con una llamada si pierdo cobertura LTE?

Uno de los grandes problemas que se encuentra la tecnología VoLTE para despegar a corto plazo es la escasez de redes disponibles en la mayoría de países. A pesar de que operadoras de todo el mundo han comenzado ya con planes para expandir las redes LTE su cobertura es aún muy escasa. De hecho en España apenas se encuentran unas pocas zonas donde hay cobertura LTE y solo a modo de prueba. ¿Cómo se comportará un teléfono LTE a medida que coexistan las redes LTE con GSM y CDMA?

En la actualidad los terminales compatibles con LTE llevan chips de comunicaciones que también son compatibles con las redes GSM o CDMA. De esta manera el teléfono puede realizar llamadas de voz a través de redes 2G y 3G hasta que VoLTE esté más extendido. A medio y largo plazo los terminales seguirán contando con esta retrocompatibilidad con las redes actuales, de tal manera que, sin necesidad de interacción por parte del usuario, eligirá en todo momento la red que mejor cobertura y más calidad tenga disponible.

Telefónica cuenta ya con la tecnología para poder transferir llamadas desde VoLTE a 3G sin que esta sufra cortes. Gracias a ello los usuarios podrán disfrutar siempre de la máxima calidad de llamadas sin necesidad de preocuparse, siendo el teléfono el que se encargará en todo momento de utilizar la red de mayor calidad posible y sin cortes de conexión.

¿Tiro ya a la basura mi actual teléfono?

Nada más lejos de la realidad: VoLTE es un estándar que tardará aún en extenderse a niveles aceptables. Es más probable que primero podamos disfrutar de conexiones a internet a través de LTE antes que disfrutar de servicios de voz a través de dicha tecnología, como ocurre actualmente en Estados Unidos.

Cada vez se irán presentando más y más terminales compatibles con LTE pero, por desgracia, no debería ser ahora mismo un factor determinante a la hora de cambiar de terminal y más viendo la vida útil que suelen tener los smartphones en la actualidad.

A medida que las redes LTE se vayan expandiendo, y por consiguiente el apoyo a VoLTE por parte de las operadoras, sí que resultará más que interesante el dar el salto a esta nueva tecnología. Pero para ello todavía tendremos que esperar.