El reciente descubrimiento de un número creciente de exoplanetas potencialmente habitables ha llevado a los científicos a buscar de forma más intensa señales extraterrestres. Por primera vez, los astrónomos pueden dirigir la búsqueda directamente hacia estos nuevos exoplanetas en lugar de apuntar con pocas esperanzas de acierto hacia las estrellas.

señales extraterrestres

La profesora Jill Tarter, del Instituto SETI, ha revelado esta semana que los primeros datos de sus búsquedas dirigidas se llevaron a cabo a principios del 2011.

El equipo encargado de esta misión apuntó con el telescopio Green Bank situado en la región de West Virginia a 86 de las estrellas descubiertas por el telescopio espacial Kepler. Eligieron estos objetivos porque alrededor de ellas se situaban cinco exoplanetas parecidas a la Tierra con órbitas relativamente largas.

Los investigadores enviaron señales en la misma región de herzios que utilizan nuestros teléfonos móviles. En particular, el equipo se centró en la captura de señales en los espectros de banda estrecha más reducidos que se conocen en nuestro planeta, lo que según ellos sería un indicador inequívoco de la ingeniería de otra civilización distinta a la nuestra.

señales extraterrestres

El gran reto de este tipo de observaciones es descartar las señales falsas que se han generado desde nuestro planeta. Los resultados de sus por decirlo de alguna manera, llamadas a otros planetas a través de sus 52 señales disparadas han sido negativos. El equipo asegura que no hay señales extraterrestres en ninguna de las decenas de estrellas estudiadas y aunque si que existen algunas advertencias que han de ser estudiadas, parece que los extraterrestres no nos han devuelto la llamada por el momento.

Esto datos no deben de ser desalentadores en absoluto, el equipo de investigación reconoce que sólo han podido rastrear una porción muy pequeña del cielo conocido. La búsqueda de inteligencia extraterrestre está todavía en un período inicial, a pesar de que las civilizaciones extraterrestres han podido dejar de lado las comunicaciones de radio por algo mucho más futurista como el entrelazamiento cuántico o comunicación subespacial desde hace miles de años, parece razonable que una de las vías de búsqueda con las que se podría determinar la presencia de vida inteligente fuera la que está llevando a cabo actualmente este equipo de investigadores.