Aunque cada vez es un nicho de mercado más pequeño todavía existen usuarios que no necesitan un smartphone como teléfono para su día a día aunque no por ello quieren renunciar a disponer de conectividad en momentos puntuales. Para cubrir esta demanda acaba de ser lanzada la nueva gama de terminales Samsung REX.

Samsung REX 90

La familia Samsung Rex está compuesta por cuatro terminales, siendo su mayoría de características técnicas comunes y diferenciándose en pequeño detalles como tamaño de pantalla y resolución de la cámara aunque siempre orientado a terminales más bien de gama de entrada y coste asequible.

Samsung REX 90

Samsung REX 90

El Samsung REX 90, terminal del que ya hemos hablado por aquí, se queda como modelo más alto de la gama.

Samsung REX 90 cuenta con pantalla de 3,5 pulgadas y resolución HVGA.

Le acompaña una cámara de 3.2 MP, resolución medianamente aceptable para un terminal de entrada.

Los componentes quedan recogidos en un cuerpo de plástico de 61.9 x 113 x 11.84 mm.

Al igual que sus compañeros de gama cuenta con la posibilidad de ampliar su escasa memoria interna con tarjetas de memoria microSD.

Samsung REX 80

Samsung REX 80

En segundo lugar le sigue el Samsung REX 80, cuya principal diferencia respecto al REX 90 es su pantalla. No solo es la pantalla algo más pequeña, bajando a las 3 pulgadas comparada con los 3,5 pulgadas del REX 90, sino que además también cambia la resolución.

El Samsung REX 80 cuenta con resolución QVGA la cual, al igual que el tamaño de pantalla, también es algo inferior a la HVGA del REX 90.

Su cuerpo presenta un diseño ligeramente diferente con unas dimensiones de 102 x 58 x 11.5 mm.

El Samsung REX 80 mantiene el resto de características comunes a toda la gama como son conectividad o batería de 1000 mAh, algo escasa para lo que se suele encontrar hoy en día. No obstante es algo que era de esperar en un terminal de una serie orientado a la gama baja.

Samsung REX 70

Samsung REX 70

A continuación encontramos al Samsung REX 70, con la misma pantalla de 3 pulgadas que el REX 80 pero con una cámara de fotos que baja a los 2 MP.

Todo ello queda nuevamente integrado en una carcasa de plástico de 104.9 x 57.2 x 11.99 mm.

El resto de características como conectividad WiFi, acceso a redes sociales mediante aplicaciones propias y batería de 1000mAh son comunes a los cuatro modelos que componen la gama REX.

Mantiene también la personalización TouchWiz de Samsung orientada a darle a la interfaz una mayor apariencia a otros terminales de la compañía. Sin embargo no debemos olvidar que el sistema operativo de esta gama Samsung REX es java, no Android.

Samsung REX 60

Por último encontramos al Samsung REX 60, terminal de 2,8 pulgadas de pantalla y cámara de unos irrisorios 1.3 MP. Su diseño, que recuerda ligeramente al del Samsung S5600, es también algo diferente al resto de terminales de esta gama REX. El tamaño del REX 60 se queda en 101.8 x 55 x 12.2 mm.

Samsung REX 60

El resto de prestaciones es común para toda la gama. En la serie Samsung REX encontramos teléfonos de doble SIM con sistema operativo java aunque portando la interfaz TouchWiz de Samsung para darle un acabado más parecido a la interfaz Android de otras gamas de producto de los coreanos.

Además cuenta con aplicaciones para redes sociales como Facebook y Twitter y navegador Opera Mini para navegar por internet gracias a su conectividad Edge y WiFi.

Otras características incluyen batería de 1000 mAh que a simple vista sabe a poco, sensores de proximidad y ranura para tarjetas SD que permitan ampliar a 16GB su más que limitado almacenamiento interno de 30 MB en el caso del REX 60, 20MB en el REX 80 y 10MB en el resto.

Con estas prestaciones no nos soprende que la gama Samsung REX esté orientada más bien a mercados emergentes como India. De momento desconocemos disponibilidad y precios para los mercados europeos y latinoamericanos.

Samsung prosigue desarrollando su cartera de productos, ya a niveles alarmantes, teniendo una de las gamas de terminales más extensas que se puede encontrar en el mercado y donde productos como Samsung REX terminan compitiendo y pisandose con otros terminales de la misma compañía. No vendría mal una pequeña parada y reestructuración para simplificar más las cosas y evitar una saturación de mercado que acabe desorientando a sus propios usuarios.