En estos tiempos hemos notado una proliferación de aplicaciones que nos permiten editar fotografías aprovechando las pantallas táctiles de una variedad de dispositivos. Ahora, nos enteramos de la existencia de una flamante aplicación que aprovecha otros aspectos del avance tecnológico. PixelTone es una nueva app que nos permite manejar la edición de nuestras fotografías a través de nuestra propia voz. Así es: la post producción de nuestras imágenes sin usar un cursor o nuestros dedos, sino diciéndole al dispositivo qué es lo que queremos hacer.

PixelTone

Actualmente, PixelTone es simplemente un prototipo, pero que podría terminar revolucionando el mundo de la edición casera. No estamos hablando de edición profesional por el momento, pero sí es un interesante avance. Esta aplicación fue pensada y realizada por un equipo de investigadores de Adobe Research en conjunto con la Universidad de Michigan, en los Estados Unidos. De acuerdo con sus fundadores, PixelTone es una “interfaz multimodal para la edición de imágenes”.

La idea de los desarrolladores fue producir una aplicación que evitara el contacto manual a toda costa. Simplemente tenemos que usar algunos gestos básicos para “enseñarle” al programa a qué nos vamos a referir cuando decimos determinados comandos, pero una vez que finalizamos ese proceso de inducción a la máquina, podremos trabajar libremente hablando en lugar de haciendo varios clics.

Las capacidades de PixelTone van de básicas a avanzadas. Dentro de las básicas, nos encontramos con algunas funciones básicas como recorte, ajuste de brillo, en determinadas partes de una fotografía. Dentro de las opciones más avanzadas, por otra parte, nos encontramos con la capacidad del programa para “aprender” qué son determinadas cosas dentro de una fotografía. Podemos enseñarle quién es determinada persona para etiquetarla, o cuáles son los objetos que se encuentran presentes en una toma, para que los memorice.

Para poder usar PixelTone como programa de cabecera, hipotéticamente, vamos a tener que estar un buen tiempo enseñándole cuáles son los elementos a considerar. Pero una vez que lo hacemos, puede ser revolucionario el ahorro de tiempo que podemos llegar a tener simplemente contándole al programa nuestras intenciones con determinada imagen. No es apto para los que no disfrutan mucho de hablar mientras trabajan.

Por ejemplo, una vez que le enseñamos a PixelTone que lo que está presente dentro de la foto es una camisa, podemos decirle más tarde que cambie el color de la camisa en la fotografía. Los resultados que obtengan los investigadores de PixelTone serán presentados a fines de este año en una conferencia en París, orientada hacia la interacción entre los humanos y las computadoras. Lamentablemente, no hay una fecha oficial de salida para esta tecnología, pero si tiene un buen recibimiento en la comunidad científica, sin dudas no tardará en verse en el mercado de consumo masivo.