Los pagos móviles en España, desde su concepción, han sido una de las cosas que me gustaría ver implantadas en todos los negocios, reemplazando al efectivo; que ya en cierta medida es reemplazado en mi día a día por la tarjeta débito, en los negocios donde no hay restricciones sin sentido sobre la cantidad mínima de pago.

Pero la realidad de los pagos móviles en España ha sido otra diferente: el NFC no terminó de despegar en los teléfonos hasta hace poco, desde cuando viene de serie en casi todos los fabricantes. Y mucho peor en la realidad, donde se trata de una tecnología casi fantasma: todos saben lo que es, todos hablan de ella, pero muy poca gente la usa en el día a día. A raíz de esto, PayPal ya se adelantaba la implantación de un método de pago sin NFC. El nuevo servicio se llamará MasterPass y no sólo funcionará con NFC, sino que soportará códigos QR o etiquetas en los teléfonos a la salida de las tiendas. En resumen, es una extensión de PayPass, donde sólo soportaban NFC, limitando el número de dispositivos que podían optar los pagos móviles en España.

MasterPass no sólo tratará de implementar los pagos móviles en España de una manera efectiva, sino que tendrá funcionalidades más interesantes como la compra desde el mismo pasillo de la tienda. Es decir: coges un producto, lo escaneas, y lo compras desde el pasillo, sin pasar por la caja del establecimiento. Supongo que las tiendas tendrán que implementar mecanismos de control diferentes para estos casos, como leyendo un código QR desde la pantalla del teléfono generado por MasterPass.

Ojalá esta respuesta de MasterCard y Orange a PayPal o Google Wallet logre que los pagos móviles en España funcionen; no porque la considere mejor opción que las demás, sino porque unidas a las demás puede crear el momentum que algunos llevamos esperando mucho tiempo, donde por fin podamos salir a la calle sin dinero en efectivo.